martes, 9 de mayo de 2017

VIEW

Esa luz tiene un sereno secreto de ternura,
tiene algo de dulce invisible amable,
una suave soñolencia que se expande lenta
entre magenta que la recibe.
Tiene, un brillo dormido que despierta perfecto 
en un canto humilde,
esa verdad es designada a todo el bien que la cubre.
Esa luz tiene la llave y la fuente que resignada
a ser estrategia es fuerza inmensurable
de otro norte.
Paz que hace vibrar el alma sencilla,
nobleza magnificente del paisaje
que sobrecoge.





-Yia

PIEDRA BLANCA

Dime algo que no sepa algo bien rotundo 
bien amplio quizás pero dime algo 
que no haya escuchado
algo que explote en mi
alma y que crezca 
que sea el antídoto, algo
Dime algo que no sepa
que a esta hora ya todo está dicho
y es pan de vida y no solo
de pan vive el hombre
Dime algo oh piedrecita
que lleva mi nombre
Oh piedra blanca haz que se
quiebren los yugos,
pudre el cinto del tiempo y dime,
dime algo alto pero que sea más alto
que esa cumbre
dime algo que no sepan
los que saben que saben todo
y no saben nada, qué bochorno!
Piedrecita dime
pero asómbrame al menos
que nada me espanta
dime dónde está el interruptor
de la primera partícula
cosas como esas
a ver háblame del numen
de la tierra más caliente
alguna cosa nunca dicha
dime algo alto alto algún
secreto que no deba decirse
pero dímelo pronto
porque a esta página le falta cimiento,
a este río le falta la incógnita del agua
el soplo de vida adónde se ha ido
qué lo sopla y en qué frasco lo guardo
cuando es ceniza y no lo es
porque no sabemos nada
Dime algo alto, tu conocimiento sabe
el antídoto, el sello,
la trompeta, la mordida
A ver piedrecita cómo sabe la fruta
cómo llego al árbol
Qué tiene mi nombre
que no puedo saberlo,
cómo me llamo.