jueves, 27 de agosto de 2015

Bajamos del auto. Yo lucía tu gorra de Batman y una chaqueta enorme, tú, -bien lo recuerdo- tenías, un abrigo gris de esos que tienen algo para cubrir la cabeza. Estábamos casi disfrazados como si estuviéramos listos para cometer un crimen. No dijiste nada acerca de tus planes. Vimos las tiendas y me dijiste: Escoge lo que quieras. Te dije, no quiero nada, y me miraste de manera extraña pero con cariño.
-Amor, compra lo que quieras, lo dijiste dos veces, yo sólo sonreí y contesté: No quiero nada. Compraste unos discos de antes, de esos negros, grandes. Susurraste la palabra jazz, yo dije, ¿blues? y dijiste, kinda, something like that baby, you are going to love this. Te dije, y ahora, ¿qué quieres hacer?, contestaste: Asaltaremos un banco, y yo dije, bien, vamos. Apretaste mi mano y fuimos al banco, yo te seguía la corriente, en mi papel, bien seria, dispuesta a ser cómplice, porque sabía que era un juego de los tuyos, -amo tus fantasías-. Fue tu turno, retiraste dinero, -no sé cuánto-, y nos fuimos. Llegamos al auto y me dijiste que me detuviera en un lugar que habíamos visto al pasar. Diste todo lo que traías, yo me quedé muda, y esa gente dijo, gracias. Me acerqué a tu oído y dije: Amor, oh my God, era mucho.
Sonreíste como un ángel, dijiste, yo sólo recordaba una línea de un poema tuyo que dice: Aman distinto los pobres. A mí... se me hicieron agua los ojos. Te dije: yo no sé de dónde saliste, no sé qué decir, no dejas de impresionarme. -No tienes que decir nada, me dijiste.

-Entramos al auto y me besó la frente.-






Yia



I really love you

A veces quisiera mentirte, decirte, no te amo. Romperte el corazón y decirte olvídame, no existo. Ser una cobarde y mandarte un mensaje frío con un 'no regreses, vete tranquilo a conquistar el mundo'. Quisiera, no ser la causa que te desconecta de tus prioridades. Qué hice. Amo tu gozo. No me mires. Tus ojos tristes me parten el alma. No era mi intención aparecer como el fantasma que siempre ha estado en todo lo que escribes. Aquí son las doce y no me pesa, pero allá son las cinco de la mañana y apenas has dormido, por mi culpa.




Yia

Charlotte and Benjamín

Pueden pasar mil sombras y mil desiertos, puede que el silencio nos arrope y cambien los cielos. Puede que las montañas ya no tengan bruma y luego tengan, puede que la nieve las cubra en otros puntos y aquí no haya nada sino viento para sus altivos picos. Puede que estés pasando tus mejores días en la tierra de tus padres y que yo esté bailando al son del mar que me baña. Puede ser que quiera que hoy te llames Benjamín y yo quiera llamarme Charlotte para cruzar nombres naturales a nuestros oídos de cuna. Tú dirás qué nombre feo te has puesto amada mía, yo te amo niña isla de lengua Cervantina.
Yo diré que no eres rubio, te quitaré el Benjamín porque eres ginger secreto, cuando tu pelo es oscuro. Luego vas a reír porque no entiendes nada, y te sentirás tan Patricio como un trébol. Subirán las estaciones y el reloj será un suplicio, pero amor, amor, yo no te olvido. Aún siento tu beso bebiendo mis estrellas, aquí las mañanas extrañan el cántico nuevo de tu piel en mi noche.
(Y es cierto: El amor es un árbol con un fruto que no debe probarse.)










Yia


























jueves, 13 de agosto de 2015

Lovers

Una chimenea artificial daba el toque de una tarde en una cabaña lejana. Todo lo extraño era excitante, y más, para dos storytellers del lado genuino de los dones que fueron conservados desde los ancestros. Éstas fuerzas opuestas se mostraban en esencia en estos dos amantes que conversaban desnudos juntando ideas que sólo nacen de locos y poetas. Ella decía algo acerca de la primera escena entre el río y la acuarela. Él incluía a una niña en aquel paisaje que recitaba su amada. Contaba, que la niña crecía en esa vida en el cuadro hasta que encontraba a un niño que también crecía sintiendo que algún día sería parte de toda esa pintura que ahora se muestra vívida en una cabaña donde ya adultos sólo visten una frazada y se cuentan historias acerca de un río. Dice la cabaña que aquellos amantes tenían los labios hinchados de tanto besar, parecía que se despedían, y que se verían luego, en otro mes, en otra estación, en otro lugar, en otra acuarela donde los pintarán de nuevo, totalmente desnudos.




Yia


















miércoles, 12 de agosto de 2015

Estoicos

He alargado la noche
con un manto benevolente
de lenta mirada.
He contado estrellas
de amor en mil palabras,
me has dicho la luna serena
y nadie más sabe que te he dicho
el temblor del destino.
Contigo, amor, contigo
el ahora es un reto aprobado.
No sabemos qué pasará
mañana, estoicos vencemos.
Hemos hecho el amor
a lo máximo,
soy el motivo de todo
tu caos y qué feliz lo aceptas,
me place verte ahora dormido.







Yia








Tu templo

Creo tener la llave.
Pero allá ellos quieren sostener tu silencio.
Aplaudirán de todas formas.
Necesitan tu sí para tener algo que es tuyo,
y si es tuyo es mío.
Correrán las estaciones detrás de tu brillo
y las sombras esperarán su momento oportuno.
Esa industria es el asco que ha dictado la fecha
y donando tu silueta, te entregan fresco
a tu propio homicidio.
Pero existo para evitar tu purgatorio.
Tu cuerpo es una jaula que impide que bailes
con la chica de tus sueños.
No sabe la gente que es cierta toda ésta obscuridad,
malditos demonios.
Qué sistema asqueroso se retuerce bizarro,
oculto entre luces y gentío.
He leído el contrato más sangriento del polvo,
en él no hay panes para que cenes y sólo Judas
está para ponerte la soga en el cuello.
Tu cuerpo es una jaula que impide que beses
a la chica de tus sueños.
Con razón aparecí como la bruma en un escrito con lloro.
Tu cuerpo es una jaula que me ama sin tiempo.
No firmes, te lo pido, de eso no habrá vuelta.
Tendrán tu todo, y la falsedad pedirá
holocaustos malévolos.
Yo vi tus ojos, y sé que ahogarme
es divertido, pero dejar de respirar, no tanto.










Yia











lunes, 10 de agosto de 2015

When you sing in Spanish, the Marta song.

Como quien tararea una canción
que no es en su idioma primero.
Morir de risa al escuchar el acento
al juntar las letras,
y decir qué loco es todo,
¿sabrá lo que dice?
Alguien canta en la ducha,
y la vida nos sorprende.
Mis carcajadas se difunden,
y luego escucho de nuevo
el coro.
La canción se detiene,
preguntas:
Honey, what is so funny?
Digo: Nothing love,
I'm just loving your cover.
(Jajaja)




Yia
💕




Me escapo unos minutos.
Sólo unos pocos.
Ya sabes, la poesía me espera
y debo agradecer.
Oh gracias, por arriesgarlo todo,
por vencer al mundo,
gracias, por venir de lejos
sabiendo el peligro.
'You love me, you love me,
is the best way to make fun
of the enemies.'
'Is the best way to destroy the
impossible.'




Yia

jueves, 6 de agosto de 2015

THE LAKE

Y una nueva hermosura invadió mi mente estando en mi cama, esta vez más claro y sin ruido. Desde mis pies hasta la visión cabía un edificio -por explicar distancia-. Me veía parada mirando y tratando de ajustar mis ojos a esos colores, -que considero nuevos-. Miraba algo que parecía un gran cuerpo de agua, entiendo que era un lago, inmenso, su líquido era tranquilo, era como el mercurio, como plata, como un espejo, líquido. Tenía pequeñas plantas en la orilla, todas de un color parecido al negro pero como si el negro estuviera mezclado con rojo. Aun así no puedo precisar el color de las plantas, porque mis colores conocidos no son esos colores. El horizonte era enorme y la línea parecía ocupar todo el campo visual. La tranquilidad fue constante, no sentía ni frío, ni calor, tampoco había brisa. Luego, pasado un tiempo traté de acercarme, quise mover mis pies, dar unos pasos, pero alguien me tocó el hombro y dijo: no. Pero, lo dijo con voz apacible, no fue con tono de regaño. En ese mismo momento, el cielo o lo que estaba arriba se llenó de pájaros, todos distintos, todos volaban hacia la misma dirección, como escapando. (Lo que pasó, se fue.) Varios días después, me preguntaba el porqué de ver algo así. Como no sabía, no quise pensar más en eso y seguí feliz. Le conté a alguien especial y sólo me dijo que era hermoso tener experiencias así. Guardé la visión en mi alma y no lo dije más, hasta que una voz, me dijo claramente: Lo único real es el reflejo. (Y el lago apareció de nuevo, y el cielo, era el cielo.)










YIA





lunes, 3 de agosto de 2015

ISIS




Todavía voy y vienes, pero el tiempo no se queda. Un perro nos mira atento. Nos causa gracia que entienda. Llevo puesta tu camisa, creen que es el último grito de algo, pero yo la uso para calmarme. Afuera el silencio intuye el aguacero. Acá en mi consola de ideas, no hay más que otro corazón latiendo afuera de mi pecho, mi cabeza está llena de tanto que tengo ponerlo en algún sitio. Me miras callado, te muestro la taza con la torre Eiffel y sonríes, la conoces. Bebo café, y el sorbo me hace llorar un poco. No lo llames tristeza, estoy adorándote. Para cambiar el ambiente de lagrimeo, hablas de lo primero que se te ocurre. Veo tus ojos también nublados, pero no quieres que lo note. Mencionas el día en que pensaste que yo era Isis, y que morirías de tanto mirarme. Que esperabas esa sensación desde siempre y que te pasó al verme. Te digo que eres un exagerado, siempre lo daño. Dices no, amor, también estoy adorándote.











YIA




domingo, 2 de agosto de 2015

Tú que me lees. No sé quién eres, pero gracias por estar ahí, por conocerme, porque ésta soy yo. Gracias por venir siempre. Me llamo Yia Rellis Byron en facebook, puedes dejarme un mensaje, decirme algo, no sé, estoy muy feliz de que me leas. Estoy sentimental, me emociona que venga gente de tantas partes del mundo. Mi corazón rebosa, sólo tengo amor, de nuevo gracias. Un beso. 




sábado, 1 de agosto de 2015

MIEDO

A qué le temes.
Por qué te haces daño.
Por qué tienes miedo.
Qué te hicieron.
A quién culpas.
Quién te quitó la inocencia.
Quién te dijo que no merecías.
Acaso no has visto quién eres.
Nadie vino a juzgarte.
Nadie te señala,
o acaso no sabes que sí notan
tu sarcasmo.
No te lo dicen pero lo notan.
Por qué cedes a lo que de ti
detestas.
¿No te da dolor?, ¿te gusta
que te lo hagan a ti?,
¿tiras piedras y matas a otro
que teme cómo tú?
Pero nadie te señala, no.
Hay muchas formas de matar
sin ver sangre.
Por qué tanta inseguridad.
¿Le temes a volverte viejo?
¿Le temes a que alguien sepa
lo que no sabes,
o tenga lo que no tienes?
Le temes, ¿a no ser alabado?
¿A no ser el más perfecto?
¿A no ser la más bonita?
Por qué tienes miedo.
El temer es de humanos,
pero tienes la autoridad para vencerlo.
Por qué te sientes amenazado.
Puedo oler el miedo en ti.
Yo sé lo que es miedo:
El miedo es un engaño,
no temas.







YIA










Knowledge


Ciertamente tu paz me eleva,
traes toda la hermosura, toda.
Lleno eres de excelencia, 
no olvidas ni sólo detalle,
nada es oculto para tu facultad de mirarme.
No me dejas caer en la duda
siempre me muestras el paso siguiente.
Nunca me haces sentir pequeña,
pero yo no quiero ser grande,
sólo hay uno con altura.
Quizás por eso y más,
me retienes en tus pupilas
y para ti no hay distancia ni punto
que nos aparte.
Si tardo esperas, si lloro lo sabes,
me leíste callado y supiste el espejo,
en mí te miraste.
Millones de personas y entre todas
me viste, como aguja en un pajar
yo estoy en el mundo
en el que soy extranjera,
en el que puedo interpretar
lo que no puede verse,
no porque tenga más sabiduría
que cualquier otro viviente,
sino para dar a conocer que detrás
de las cosas hay un secreto.
Porque tú sabes tu primer nombre
y sabes el mío, porque la mies
es mucha y ya conoces lo segundo.
Sé cúanto me amas no tienes que repetirlo
no hay día que no sienta tu amor,
todo lo consume.
Miles a tu alrededor, y tú me buscas
desde cualquier rincón del mundo,
para escucharme decir cualquier cosa.
Qué hermoso es el amor,
cuánta locura tan pura
y cuán bella es la mano que nos unió
en esta parte de la vida donde pocos
creen lo que hace la luz cuando
jamás es tiniebla...
Yo también me aparté
de comer lo que el rey ofrecía,
y si no lo creen no importa,
tú sí sabes que no me postraré ante
su estatua, Beltsasar lo atestigua.







YIA