sábado, 12 de diciembre de 2015

Belleza

Jamás había visto la belleza.
Nunca, nunca, así.
Jamás tan pura, nunca
tan grande, jamás había
visto tanto oro, tantas gemas,
tanto despliegue de cristales.
Tanto, tanto oro.
No sabía lo que era un paisaje
perfecto, no había visto
árboles así.
Ese niño, esas aves, esa
calle, esas bestias,
un trono central, tanta belleza.
Jamás había visto la belleza.
Nunca, nunca, así, no.
Esa distancia que ilumina
el blanco de las vestiduras.
Ese Sol.
Esa avenida llena diamantes,
tanta luz.





2 comentarios: