jueves, 3 de septiembre de 2015

Inocente

Parece llover pero no es lluvia
Duelen los rostros y el tiempo
es sólo un tropiezo, un agravio
que un hombre ha perdido
humillando lo que no puede
Duelen los cuerpos aun duelen duramente las miradas de un pueblo que ya no tiene nombre
Duele ver el silencio de la muerte
en el suelo pero allí lo inquebrantable busca rendiciones
Allí lo desconocido busca
que la rebeldía no ostente lo que no sabe
Pues de cierto digo que tus ojos
no entienden que detrás del silencio
las nubes son cuidades
Y si te dijera que estoy segura
de que he visto un ápice
Y que cuando la voz ya no te quede
y blando tu corazón
diga que aborrece lo abominable
verás que no es vileza de las
huestes que disciernen
Pues no está muerto el inocente
que es cortado de manera inexplicable
Está más vivo que los todos los
vivos que van dando coces




Yia





No hay comentarios:

Publicar un comentario