lunes, 14 de septiembre de 2015

FIESTA


El boleto es un frasco con un brebaje,
no preguntan qué es, hasta atrás
y lo beben, puedes entrar, y estás 
listo siempre, estarás listo si no escuchas.
El paso a la fiesta detrás de la cortina,
antes de eso está el mundo cayendo
en pedazos y cuerpos curtidos
con un virus y es sangre infectada
extendiéndose por todo el desastre.
Volviendo a la fila es tu turno y
un tipo con ojos pintados abre la cortina.
La fiesta, tú, todo, tú, todo, las voces
se olvidan, y no hay rostros conocidos,
ves como los cuerpos se mecen al ritmo
de un trance en el que tú también respiras.
Ya te besan, ¿quién? no sabes qué es
ya te acarician, ¿qué? no sabes quién es.
Los cuerpos todos son uno y todos son nada,
más tú entre ellos bailas todos los placeres,
todos los placeres, inimaginados placeres,
comida, sexo, comida, sexo, trance, bebida,
un beso y otro con una sombra,
y orgasmos reñidos con el timbre de la voz
del ser fragmentado en tu vista.
Otro placer se presenta, quieres probarlo
pues allí todos saben qué es, pero tú
sabes que debes ser parte, ya no se vende
ni se compra, no hay tiendas, sólo ser parte de la orgía.
Todos entraron por sus propias
piernas y nadie les contó que estaban
enamorados de unos cuerpos que se estiran
al son del fuego que esconde la mentira.
Un reflejo, un cuerpo reconoces, te toca
entre las piernas y cambia de rostro,
ahora sólo es un placer más entre otro,
otro placer entre otro que te pasa una fruta deliciosa
que no es más que un ojo de otro dominio
escondido en un vestido rojo donde habita
el mensajero del grito oscuro de la
nueva memoria.
La fiesta plegadiza, tiene otra fiesta para tus sentidos,
y otro cuerpo se come la imagen del que estaba
frente a ti, ya éste ha cambiado el
aspecto unas ocho veces, acomodándose
a tus gustos, para ser más apetitoso
a los pecados más suculentos que tu
profundo ser ostenta, éste te besa hasta prenderse en tu aire,
ya no respiras no piensas, no lloras, no
tienes placer, ya eres peor que la gula.
Ahora quien amo y yo estamos en la fila
con una antorcha en el pecho,
nos dicen tomen el brebaje o se mueren,
-y atrás ya no más agua,
hay pedazos de mundo en el suelo.-
Me toca tomar la cosa verde y el
maldito se ríe: Esperábamos a ésta
hija de perra sarnosa, ésta, que vale más
que todos los milenios que no sabían de ella.
Quien amo atrás de mí finge no conocerme.
Sé qué es y qué soy, pero no hay
más remedio, no hay más que virus,
sangre en las bocas de los que quedan sin el antídoto.
Miro al tipo de ojos delineados,
lo miro con gusto como si quisiera comerlo,
para que me pase de una vez lo que me enseña,
hago como que lo bebo y lo escupo en su cara.
''Never for me, idiota." Falsa felicidad no eres mito.
Nunca veas la cara sin ver el demonio que no muestra.
Se va la visión eso era sólo el pasillo de las almas perdidas.
Ahora se va ido la visión, ahora lluvia.
Acaso no decían que ya nos más agua,
yo tengo agua de vida.
Espero afuera que vengas, ellos mintieron.
No toda fiesta es fiesta.





YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario