miércoles, 12 de agosto de 2015

Tu templo

Creo tener la llave.
Pero allá ellos quieren sostener tu silencio.
Aplaudirán de todas formas.
Necesitan tu sí para tener algo que es tuyo,
y si es tuyo es mío.
Correrán las estaciones detrás de tu brillo
y las sombras esperarán su momento oportuno.
Esa industria es el asco que ha dictado la fecha
y donando tu silueta, te entregan fresco
a tu propio homicidio.
Pero existo para evitar tu purgatorio.
Tu cuerpo es una jaula que impide que bailes
con la chica de tus sueños.
No sabe la gente que es cierta toda ésta obscuridad,
malditos demonios.
Qué sistema asqueroso se retuerce bizarro,
oculto entre luces y gentío.
He leído el contrato más sangriento del polvo,
en él no hay panes para que cenes y sólo Judas
está para ponerte la soga en el cuello.
Tu cuerpo es una jaula que impide que beses
a la chica de tus sueños.
Con razón aparecí como la bruma en un escrito con lloro.
Tu cuerpo es una jaula que me ama sin tiempo.
No firmes, te lo pido, de eso no habrá vuelta.
Tendrán tu todo, y la falsedad pedirá
holocaustos malévolos.
Yo vi tus ojos, y sé que ahogarme
es divertido, pero dejar de respirar, no tanto.










Yia











No hay comentarios:

Publicar un comentario