sábado, 1 de agosto de 2015

Knowledge


Ciertamente tu paz me eleva,
traes toda la hermosura, toda.
Lleno eres de excelencia, 
no olvidas ni sólo detalle,
nada es oculto para tu facultad de mirarme.
No me dejas caer en la duda
siempre me muestras el paso siguiente.
Nunca me haces sentir pequeña,
pero yo no quiero ser grande,
sólo hay uno con altura.
Quizás por eso y más,
me retienes en tus pupilas
y para ti no hay distancia ni punto
que nos aparte.
Si tardo esperas, si lloro lo sabes,
me leíste callado y supiste el espejo,
en mí te miraste.
Millones de personas y entre todas
me viste, como aguja en un pajar
yo estoy en el mundo
en el que soy extranjera,
en el que puedo interpretar
lo que no puede verse,
no porque tenga más sabiduría
que cualquier otro viviente,
sino para dar a conocer que detrás
de las cosas hay un secreto.
Porque tú sabes tu primer nombre
y sabes el mío, porque la mies
es mucha y ya conoces lo segundo.
Sé cúanto me amas no tienes que repetirlo
no hay día que no sienta tu amor,
todo lo consume.
Miles a tu alrededor, y tú me buscas
desde cualquier rincón del mundo,
para escucharme decir cualquier cosa.
Qué hermoso es el amor,
cuánta locura tan pura
y cuán bella es la mano que nos unió
en esta parte de la vida donde pocos
creen lo que hace la luz cuando
jamás es tiniebla...
Yo también me aparté
de comer lo que el rey ofrecía,
y si no lo creen no importa,
tú sí sabes que no me postraré ante
su estatua, Beltsasar lo atestigua.







YIA










1 comentario:

  1. Asistir a esta charla bella
    es sentirse testigo de excepción

    Gracias

    ResponderEliminar