viernes, 3 de julio de 2015

ENFERMEDAD DEL SUEÑO


-Amor, me ha picado la mosca esa.
-La mosca qué.
-La tsetsé.
-Bebé, tú no has estado en África,
eso no es broma, eso es grave.
Deja de inventar para asombrarme.
-Que me ha picado la bendita mosca
esa que mirabas en la laminilla,
tú me contabas de eso
cuando estaba en el cuarto
del norte. ¿Recuerdas? Creías que no te
prestaba atención,
pero tengo el tropanosoma,
claro, clarito.
-Te hablaba de un documental y eso era
una muestra, loco, qué te pasa hoy.
-Que me ha picado la mosca y quiero desmayarme
del sueño -que te sueño-
que vivo soñando dormir a tu lado
y no despertar nunca más.
-Entonces, ¿quieres morir?
No digas eso jamás, que tienes mucho
por hacer, y yo lo entiendo, no puedes parar.
-Por ti ya lo estoy, quiero volverte a besar.
-¿Estabas buscando sobre eso
en google, amor?
-No mi cielo, estaba en tu blog,
y te volví a extrañar.
-Pues, también me picó, pero estoy alegre,
y quiero llorar.




YIA











No hay comentarios:

Publicar un comentario