miércoles, 8 de julio de 2015

CLEAN

De paso, una chica reconoce de mí
un no sé qué y me mira largamente.
Miro las tiendas y como algo,
y la encuentro de nuevo, quiere
que conversemos.
Ella dice que me ha visto en un sueño,
que yo la mato con una daga blanca
mientras recito a William Blake,
que cuando acaba el poema ella
resucita como si sólo el poema
contara su muerte, en mi voz,
y en mis manos.
Recalca que es hija de un tal Lucifer.
Y que no puedo seguir entrando en su sueño,
que si entro se pierde su pedido ante él.
Yo no te conozco, fue lo primero que le dije.
No debiste verme a los ojos cuando
llegaste, o ¿sí?
Si entré en tu sueño esa no era yo, o ¿sí?.
Esa no es tu muerte.
-que no te engañen, este lado
es más fuerte-
Han tenido compasión.
El exorcismo se dio hace unos minutos.
Tú sentiste lo que salió de ti.






YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario