jueves, 4 de junio de 2015

Visiones terribles

Mírame, he dejado de sangrar
y ya no soy la del velo azul grisáceo.
Soy aquella que no pide despertar fría,
soy la que no pide.
No creas que olvidé la sonrisa 
en alguna página secreta.
No es que crea que las calles tengan fecha.
Es cierto ya no recuerdo de qué color
son las flores absurdas,
ni sé para qué escribo.
Terribles visiones vienen a mis ojos
y yo quedo ilesa entre tanta malicia,
tanto mundo caminando desolado,
velando un verano adentro de otro,
y yo sigo ilesa.
Tanto mundo caminando desolado,
y tú no me dejas.
Tú no permites que muera soñando.
Tú sí crees que puedo cambiar el mundo.






YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario