martes, 9 de junio de 2015

TE ODIO


-Amor, sé odiosa, dime lo bajo que soy, escupe con poesía.
Suéltate el pelo, nena, escribe. Ódiame, un ratito.
-Está bien. Comienzo así, a ver si te gusta.

Tú eres el mismo hoy y siempre, y eso no te hace tan INRI.
Digo, tienes lo tuyo que me mata,
pero este poema no es para aceptarlo.
Sí tú, que cometes los mismos errores.
Que das en la misma piedra, porque no crees ni en la piedra,
y no salen ríos, no salen.
Uno aprende de los errores, es cierto, pero tú
te revuelcas en el fango, una y otra vez,
sólo porque me gustan los cerdos.
Y recaes, amor, recaes.
Te crees avalancha y yo estoy en eterno verano.
Yo sé de qué pata cojea tu silla, los dos la rompimos.
Y sigues intentando invierno en mí, sin miedo al ridículo,
porque sabes que soy un chiste malo,
y que eso me tiene sin cuidado.
Que a veces me siento y te siento, como si corriéramos
detrás de un tren que ya se ha ido.
Absurdo, absurdo.
Y jamás vas a admitirlo, vas a decir que el tren no existe
y que era un autobús fantasma que los dos escribimos.
A veces creo que sólo te quieres a ti mismo,
y que Narciso se queda corto,
y ese maldito pelo, más saludable que el mío,
pero pienso que yo tuve la culpa,
te dije tanto lo bello que sonríes,
que ahora detesto ese gesto tan innecesario
en este poema de odio.
Sí, te odio, me cuidas y me das amor como nadie,
te abres la camisa y el cielo se estrella,
y tumbo la osa menor en micro segundos.
Te niegas a caer en el lago de la realidad y yo me niego
a ser una planta acuática.
Me niego, a tus ojos, a esa mirada de espía diestro,
que sólo me anima a que me ames a lo ruso.
Quisiera no decir que vamos a funerales, contentos,
que celebramos la vida brindando en el polvo,
que hemos hecho el amor en la última parte de un cine vacío.
Pero como te odio, quisiera que fueras
el motivo de mi risa y burlarme de tu estúpida
cara de hombre enamorado.
Quiero ser ese error que repites.
Y decirte, que te odio,
que no te das cuenta que ya te has perdido.







YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario