miércoles, 10 de junio de 2015

It will come back

No habrá quién refute ni una sola palabra.
No estarán los herreros cerca para que armen
y el fuego será llenado de imágenes fuertes.
Sin salida ni espacio que no tenga disturbio,
nación contra nación, persecución y muerte.
Terrores serán llevados ante los gobernantes
y no sabrán qué hacer, ninguno.
De antemano no tendré mi alegato preparado,
porque no son mías las palabras ni el tiempo.
Ni son mías las cárceles ni las aljamas que moraré
para tener la oportunidad de que me interroguen.
Ahí hablaré, sabiduría de renombre.
Seré echada por mis parientes,
no me conocerán ni mis amigos ni mis padres,
dirán: no sé quién eres.
Algunos veré morir a mi lado y no entenderé
a qué se debe.
Seré vituperada como nunca antes.
Seré odiada según la magnitud del misterio,
que de cierto digo, es grande.
Sin embargo, no perderé ni un solo cabello.
Cuando el ejército rodee la cuidad sabré
que la ira se esparcirá por todas partes.
Entonces tendré que irme al monte,
y de allí no podré moverme,
hasta que la venganza todo lo colme.
Las potencias serán sacudidas,
y todo quedará impactado por el mar,
y su rugido enorme.
Toda ciencia dejará de ser,
todo ser mirará la nube.






YIA

















No hay comentarios:

Publicar un comentario