domingo, 10 de mayo de 2015

Página 134


Yo también me fui soñando.
Yo también leí un libro que me llevó
al poema que interpretaba el personaje
de la novela,
y yo sentía ser parte.
Yo era, obvio, siempre la de los sueños
del soñador en cuestión.
Esta vez el tipo
rudo que oculta que es encantador.
Pero que no puedes saberlo
hasta que llegas a la página 134,
en la que por fin besa a la chica.
Tanto amor padecí que, me uno al bajo mundo
en donde lo único bajo es la gente no tiene
idea de que somos espías.
Una noche de esas, entre voces, locuras,
dados y póquer, ganamos todas rondas
y celebramos haciendo el amor, el amor,
el amor, el amor, y yo escogía el orden
porque no estaba el amor en la misma posición,
ya sabes, la chica en cuestión
era hija del gobernador y ella sabía
saltar por la ventana,
cómo no iba a saber de kamasutra.
Yo también leí un libro en donde fui
la chica que nunca supo quién era el autor.







YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario