jueves, 7 de mayo de 2015

EL NOMBRE TUYO






A veces sabes más de estas palabras simbólicas
que yo misma.
A veces, tienes en cuenta cosas
que no vi y con todo mi despiste traes el nuevo
atajo para que yo lo cruce con mi instinto.
Ya sabes, hace mucho dejé de mentirme, por eso,
cuando despierto no busco tesoros que la polilla
destruya y he tratado de abrazar los círculos.
Yo no firmé el contrato que me enviaba
a eso crucial que accidenta la historia.
Pero desnuda trascendí pasando por perspectivas
tan absurdas que de tan extrañas me volvieron
inmune al dolor o mejor decir, me hice tan fuerte
que me volví tierna, y esa fragilidad tomó
dimensiones que me enviaron directo al camino del amor.
Sé que no tengo nada en las manos cuando trato
de atrapar mis sueños,
pero mis lágrimas saben que dentro de poco un vestigio
de silencio me dirá que el secreto de lo que quiero
está en tus ojos.
Yo, asumo toda transformación mirando a los
lados y negándome a morir en batalla,
ya ves, esos finales siempre acaban
en un punto parecido.
Es cierto, hay oscuridades cuando asimilo mis
pérdidas, pero de todas aprendí que debía llegar
a la solemnidad de tu templo cuando
eres poesía y allí me miro vitral cuando pasa la luz.
Sí, tengo fallas naturales que adoro como bendiciones,
si no pregúntale al escorpión,
él sabrá decirte que volverá a picar cada vez pueda,
así jure que no, picará con ganas, con mucha fuerza.
Es verdad, soy de carne de este lado del deseo
y mis dientes quieren sentir los tuyos,
con todos los motivos que tengo para quererte,
y los que no...
también me queman por dentro con los grados
que derretirían los libros que penden del
azufre más caliente.
Pero aquí estoy, y no muevo un dedo para conseguirte.
Brillo en esta desnudez que ves a lo lejos
y que persiste cuando cierras los ojos.
Te dije claramente que esta belleza que sólo yo entiendo
y que tú tienes en cuenta,
la retuve, desde el día que dejé de mentirme.
Así que, siente mi pecho palpitar en tus latidos,
un orgasmo es imprescindible a esta hora del infortunio.
A veces creo y eso me salva, yo te lo juro,
estoy gimiendo el nombre tuyo.






YIA

















No hay comentarios:

Publicar un comentario