viernes, 10 de abril de 2015

Kafkiana

Agente 0N227
Con toda la opulencia vendrán las opciones incitando el desquite. Mencionando miedos innecesarios el tremendo delirio vendrá en forma de metáfora. Casi traspasando los caminos descartados y esas cosas que un día dijimos que eran justas y desgraciadamente un ritmo o una pausa de algo que no sabemos, cambió el rumbo. Y es fácil decir que el destino y es fácil decir que el viento en contra, que la velocidad de las sogas al pescuezo eran la regla y esas veinte apuestas que eran mala jugada, no lo eran. Vendrán ocasiones negras investigando las apariciones estelares de aquellas fracciones de imágenes seductoras todas codiciables, como siempre, como fruta, en una "Matrix'' de clara alegoría que nos muestra la paranoia de un sentimiento que inicia el rito a la acusación de la vida adulta. Vendrán las piezas y las pesadillas más inherentes e intrínsecas, formarán parte de un registro de un paraíso fiscal, lleno de fronteras sin orden, sin dios, ni letras pequeñas, que muestren las explicaciones. No seremos los mismos ante las verdades porque ellas nos seguirán con discursos de victorias y retóricas implacables. Reconoceremos cuando el corazón habla irreductible y no habrá escapatoria. Ahora mismo me aterra que todo, absolutamente todo acaba en un punto. Pero nos mintieron, después de ese punto le siguen los suspensivos que no esperabas. Entonces la plata nos muestra cuán maleables somos ante el reflejo. Jugarán fuerte por tu alma, dudarás de todo lo que sabes hasta ahora, serás como el conejo blanco que sale del sombrero y tratarán de conmover un libre albedrío con una arborescencia dinámica, un arco parabólico de los actos reflejos como un enlace Kafkiano interesante que seducirá un todo o nada que hará que subliminalmente hablando veas la vida como en un sueño. Morfeo como siempre se saldrá con la suya y Cronos tendrá la mano para defenderte de todo lo funesto. Pero no hay dios, cuando estás solo escogiendo. Está de tu parte la movida, en algún punto todos ganamos, que no te engañen.






YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario