domingo, 26 de abril de 2015

Hebreo

Sucede que me compara
con el monte alto.
De gran altura
de gran anchura me han
visto sus ojos, y ahora,
habla algo que no entiendo.
Lo miro interrogando mil cosas.
Yo me hago tinieblas en el color
de su pelo.
Le digo que no entiendo,
y sonriendo dice, es un poema.
Traduce y cuenta que tendría
un festín de Yias, porque siempre
estoy distinta,
siempre soy nueva.
De nuevo vuelve al poema
que no comprendo.
Salem me está amando
en hebreo.
Pero sus besos,
ah, sus besos.






Yia

No hay comentarios:

Publicar un comentario