domingo, 26 de abril de 2015

ALMA

Mientras todos giran
allá el universo se pregunta
por las vueltas
y le da asco esperar a que
se rompan los ciclos.
Revoluciones de nada.
Nuevos órdenes de pasta,
nada en concreto,
ciencia muerta,
nula, nulo, nula, nulo.
Nada, no sé qué me creo,
si soy un punto.
El origen del caos.
Segregación de partes,
lunas fervientes que acusan la manera
en que juego al vacío.
Invisible de mi sangre,
como si pudiera salvarme,
de qué, de cuánto,
aquí sólo hay hambre.
Yo convoco los labios rotos
del verso.
Baja frío el veneno cuando decido.
Quizás quede
algo más que mi cuerpo no destruye.







YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario