miércoles, 4 de marzo de 2015

L'amour et le Poison



Es un veneno. C'est la vie. El amor.
Y al final te disuelve, haciéndote invisible.
Es centeno, amargo, nunca
es suficiente para esta avaricia.
Libres, qué es libertad si
aun las aves están sujetas al cielo.
Vie douce, dulce vida, qué haces mintiendo
rostro menos culpable.
Si la fruta es prohibida a la boca,
y es camino al cementerio.
Sólo somos el rastro anónimo
de un saco de melancolía.
Es un veneno.
Nunca había sido tan afable, tan cierto,
tan voz raquídea en un medio cotidiano.
Pero he ahorrado veranos
para ti, todos pensando la vie en rose,
la bohème tuya y mía.
Es tanto, mon amour, es tanto el amor
que asusta al mismísimo creador.
Y confunde estas líneas con gente muerta
como si la poesía fuera sepulturera de este
baile que simplemente no acaba de agonizar.
El amor nos consume profundo,
l'amour et la violence.
Ahora estamos abrazados cómo ángeles
mirando al mar sin saber qué hacer,
sin querer renunciar, sin querer el mal
para ti y para mí.
El amor es tan puro, en su sentimiento,
te mata y a la vez te da vida,
a la vez es tan benigno.
No habitan la muerte todos los difuntos,
andan de la mano de alguien que les parece
hermoso.
Al final siempre sufres y caes en una lágrima,
porque el amor es un veneno.














YIA








No hay comentarios:

Publicar un comentario