martes, 27 de enero de 2015

SED


Como tres días sin beber agua, y el desierto.
Sed.
Así es no tenerte. 
Agua.
-Qué tal si encuentro y está amarga.
Como el agua de Mara.
Como en Mara sin el árbol que al ser echado
hace que las aguas se vuelvan dulces-
Sed.
A un lado la duda, fuera.
El árbol ha sido echado, para nuestro amor.
Oh dulce,
-Cuánto sanas cuando honras tu
estatuto y cobras tu saldo al hablar
para que atentamente escuche-
no hay duelo.
Cuán gloriosos son tus besos cuál Elim,
tú mi hombre, mi oasis.
Amor, amor mío.
Tú eres agua.
Tú mi vista a las setenta palmeras,
mi pase a las doce fuentes, para que acampe
junto a las, aguas limpias.
Tus brazos, tus manos, que envuelven mi desnudez
con la ternura que hace que me tiemblen las piernas,
que tiemble toda, que eternamente me dicen
que si bebo de ti,
no volveré a tener sed nunca.








YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario