jueves, 15 de enero de 2015

"A place you need to reach"





Surgen ropas mojadas de almas y aceite, almas enclaustradas
a un celoso espectro de voces de un día sin igual, que contiene
la torre y sus lenguas. 
Entrando por ellas, y no por el antes conocido elemento
que servía de mucho pero no tanto como cuando llegó ese día.
Siendo, fundamento, extremo de lumbrera
por la cual todo gira desde el hágase de la boca primera.
Desde un niño que oye, ve y siente autoridad,
no como escriba que habla, sino como vector desde la cuna.
Todo cuánto toca, todo cuánto arde es consumido cuando
produce el efecto intenso radiante, distinto al frío de la luna,
diferente y contrario a toda tibieza, que no es izquierda ni derecha.
Que no es agua, tierra, viento, ni cosa con fuerza naciente.
Pero posee voces largas y alguien grita un clavo,
un metal desconocido resuena cosas azules adentro,
y rojos que anaranjados cruzan misterios, que se avientan,
si alguien decide que mueran las horas
sentado o inclinado en flama abierta, o alto mirando
algún poder que derrite lejos y cerca, pues nunca termina
y su procedencia trasciende cabeza pensante alguna.
Un calor que estriba en sucesos, aviso incontable que es
puesto en cada ser que involuntariamente respira.
Los expertos de seguro están equivocados 

o cuestionan lo incuestionable.
Porque no es amenaza algo que purifica.
Porque haya uno parecido abrazando las placas tectónicas,
no significa que no limpia, eleva, y hacia arriba.
Aun, aunque se parezca al que abrasa, -aún más abajo-
al crujir de los dientes, no es igual en su proceder
cuando proviene con el mandato de estimular, apasionado.
Que si es energía, que si transforma, que no hay piromancia,
ni pirómano, ni alquimia, ni herrero que espada moldee de tal forma,
que clarifique, esclarezca y dicte, una ilustración que está
fuera del alcance de ojo alguno, pero que si quema, quema.
Sin disminuirse con el tiempo y su origen es inagotable para contar
fielmente que, todo lo que tienes es tu fuego, y un lugar a donde ir.






YIA


























No hay comentarios:

Publicar un comentario