lunes, 8 de diciembre de 2014

ROCA

Si por causa de la conciencia desvaneces cuando tocas la tardanza
que mora en las cartas que son difíciles de entender y que se tuercen
en medio de esa nada del perro que vuelve a su propio
vómito y la puerca que después de lavada vuelve al cieno como si nada.
Si crees morir en un elemento intenso que será también destruido
y purificado por el intenso magma de luz estable
que será principio de días nuevos y cielos en máxima potencia,
debes saber con diligencia que aun así la paciencia se multiplica
en el norte que no tropieza.
Porque la destrucción repentina se asoma en condición postrera
que viene de peor manera que la primera.
Así como hoja que de igual forma había sido corrupta.
Porque prometen libertad aún estando entre condiciones de encierro y desamparo,
como bruma expulsada, impulsada, de alguna vasta tormenta.
Pues esclavo es de aquello que le ha vencido
y no hay tal valentía para arrebatar las grandes piedades halladas
y aguardadas en la majestuosa losa y en la palabra profética
de quienes han sido ejes de la lámpara
que testifica en estos tiempos la pasión más segura.
Y ante todo saber que no se trata de manos
y de voluntad humana que entre mente y adentro,
o entre ellos los de vestiduras inspiradas, entre ellos que tallan...
No es jamás fuente de cerebro o cuerpo que cargue
sangre corriendo en suma de maquinarias.
No es acto que puede ser negado al momento que se hace salir y no es
jamás asunto de interpretación personal.
Porque ya han sido deliberados los estruendos
desde la excelencia de un rayo que brilla vertiginosamente
sin que nada ni nadie lo pueda reducir a banalidad.
Y serán piezas en las bocas de los burladores y con sarcasmo dirán:
dónde está lo prometido que sale cuando lloras en tu carne
que no es más que nada que comerán los que laten bajo
la tierra que llena de anélidos y nematodos no ofrece nada más
que cenizas que apuntan a no ser recordados nunca más.
Y vendrán sus burlas y su sarcasmo porque tienen peso
en sus propias pasiones que se jactan:
Que placer es mayor que el conocimiento,
que sensual mejor que roca que construirá.
Y preguntarán: qué pasó con la roca que temblaba allá en las ruinas,
si no ves que está en el suelo es porque también tú lo estás, seguirán diciendo.
Y luego dirán que supongo conocimiento que obtengo por intuición
y gnosis de llamarada singular.
Y dirán tales cosas para borrar la huella que tiene arena
en todos los confines de la Tierra
y se levantarán para seducir las inestables ondas de los que no tienen fuerza
ni alma que pueda ser conmovida por lo extraordinario
que no ven porque no hay ojos para mirar.
Maldición ejercitada por la avaricia, dirán,
que no hay nada después de la trompeta
que sonó en este momento en su corazón,
porque soy una simple poeta que no tiene nada más que tiempo
en este papel que de nada servirá.
Asimismo como en todas las cartas anteriores que aquellos
que escribieron
y que hablan de esto que no entenderán; seré hallada por ignorante.
Y así también será torcido y estirado, como el resto de lo que fue escrito
con el mismo fin.
Y yo sólo obtendré paz disfrazada de silencio,
y yo sólo caminaré sin que nadie quiera voltear a decirme: qué tienes
que suena desde lejos...
qué habla cuando tu boca no quiere hablar.





























YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario