sábado, 20 de diciembre de 2014

MANIFIESTO 2




No vine a hablar de aguas cristalinas
ni de luces de doble hélice.
Vine a reivindicar la condición humana.
A estar del lado de lo miserable,
de lo heroico, de lo vulnerable,
de la duda y sus fallas.
Dar un paso con fuego en los pies
y sentir la confusión que todos
sienten, tener compasión
de nuestra cara de hereje.
Sin amnistía, directo
al azufre con ellos, mis hermanos.
Esos Ramsés, que no tuvieron
mano de obra que los evocara.
Empiezo a comprender a los niños
crueles, su limbo angelical, su
llanto fuerte a escondidas.
Vengo a clavar mis manos
como abogada del que nunca
tuvo defensa, no tengo evidencias
pero me las invento, como artista.
Recomiendo las lunas y los ciclos
naturales que no entienden los sabios.
Vine a llamar libertad a callar cuando
el silencio es necesario.
Reclamo nuestro derecho a paz,
a mano dura con las recaídas.
Arreglo los trozos de piel
de algún leproso de corazón.
Si hay vacío, también hay plenitud,
si hay destrucción, también hay nacimiento.
Si hay escombros, hay fortalezas.
Reclama contradicción, analiza
un poco y verás sus dotes
de guerra y de agallas.
No todo sí es bueno debajo del sol.
Evitemos los valores absolutos,
haga mala cabeza, no se siente,
añada penas y aprenda a entender
los términos medios.
Moral de qué si es auto impuesta,
sordera auto aceptada, auto complacencia
de qué estoy en contra, estoy en contra.
Me uno a los desterrados, que no es verdad, ni es mentira,
es nuestro carácter poco práctico.
Impuntuales, pero siempre con prisa.
Vacíos pero amamos.
Yo me lavo las manos.
Tengo miedo con valentía, mucho miedo,
pero tengo la mirada fija.
Pase la prudencia, pase el libre con libertinaje,
ni a favor ni en contra, todo es tan ambiguo.
Pase el quebrantado, tome asiento,
el analítico, lo salvaje y humano, pase,
que todos en algún momento hemos odiado.
Que si anarquía, que si dictadura, organización
y más desorden, victorias... ¿de quién?
a conveniencia, ¿de qué? Enarbolo la bandera, ¿cuál?
Vengan los de valores infranqueables,
vengan los de la estrategia que suscita a...
la pérdida; error, ¿derrota?
Vengan todos, entren al refugio.
Albergo al del abrigo de mink,
al falso, al bueno,
al que dijo la verdad y aún lo señalan,
mentiroso, vengan los de la risa rota.
Los que no tienen casa, depositen sus nadas
aquí.
Entren los homosexuales, no hay nada que temer,
aquí todos comen y nadie señala.
Yo no justifico a nadie, pero todos
vamos en la misma arca, directitos al mismo
diluvio, destituidos todos, nada merecemos...
Son mis hermanos los mismos que me echaron en el pozo.
Reivindico la condición humana.
Dime si tu doctrina realmente ama al prójimo.
Háblame de lo ilegal en mis palabras.
Ven, que tú tampoco tienes idea de nada,
acaso, ¿eres Dios?

















YIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario