domingo, 19 de octubre de 2014

La sanción de las rosas

Tendrás la sanción de las rosas,
la carga, años de maldición,
miradas de odio, calumnias,
estarás al borde de tu calavera.
Te sentirás secuestrada
todos los días.
Te mirarán como almuerzo.
Si tu cerebro es más grande
intentarán bajarle el volumen,
que no hable, escóndela.
No la invites, que nos lo roba todo.
Maldita, por qué sabe tanto, ojalá
fuese bruta.
Por qué tiene tan buena piel.
Por qué es buena.
No le encuentro defectos,
mejor se los invento.
Maldita,
por qué no tiene ni una cirugía.
Maldita, ojalá no existiera,
ni tuviera esa estatura.
Ojalá no fuera tan bonita.
Eso escucharás siempre,
y será una letanía.



Yia.













No hay comentarios:

Publicar un comentario