lunes, 29 de septiembre de 2014

La Bella Durmiente

Mírate estás padeciendo. 
Te sangra la nariz, oh mi niño.
Es sólo un susto, no les creas.
Echa tu cabeza hacia atrás.
No estás perdiendo la vida.
No morirás.
Mírame soy vulnerable,
tengo las manos alzadas,
tratando de alcanzar lo alto.
Miro hacia arriba y cantan.
Lo ves, ya ha pasado.
No estaba hablando en serio.
Es sólo sangre,
me has despertado tres veces,
para decirme que me parezco
a la bella durmiente que viste
en tu sueño.
Acaso eso no ha bastado.
Mírame, mírate,
qué lejos hemos llegado.
Estoy llorando.
En este libro me ha tocado
salir del cuento.
Yo soy esa princesa.
Soy aquella que te vio
cuando todos estaban ciegos.
He vuelto entre estrellas,
para mirarte con orgullo.
Cuánto has crecido mi niño.
Yo he cambiado, me creció el busto.
Mi cuerpo es distinto,
siento cuando me tocas.
Yo también crecí,
a qué estamos jugando, mi niño.





Yia



























No hay comentarios:

Publicar un comentario