miércoles, 6 de agosto de 2014

Hacerme poema





Para amarme a mí tienes que crearme cada día.
Tienes que inventarme fuera de tus manos y
desglosar mi anatomía en evocaciones que no se perciben solas.
Debes mirarte al espejo y amarte para amarme a mí.
Quererme hasta el último suspiro y pensamiento extendido.
Para quererme a mí hay que confesarse con la luna infinita.
Evidenciar que el amor existe en el poder del chasquido de nuestros ojos.
Amarme a mí es vencer el viento que no te deja extender las alas.
Es renunciar a nada porque al existir te completo.
Amarme a mí es quererme aun en mis días de mojigata, traga libros,
revolucionaria, excéntrica, enigmática y callada.
Amarme en los momentos que soy una bomba de mujer
que retumba el suelo porque se sabe sensual
y no le importa que otros no lo entiendan.
Para amarme a mí debes llegar justo a tiempo al lugar donde habitan
los versos, porque si no,
no vas a entender de donde saco el poder de las palabras.
Para amarme a mí, no debes conocer todo esto que digo
y tiene que nacer solo en tu alma,
y alojarse en tu corazón.
Quererme necesita destiempo, para amarme debes tener principios
que no terminen cuando opines distinto.
Para amarme a mí no necesitas nada.
Porque puedes amarme, porque sí.
No tienes que creer en nada que no se amolde a tus latidos.
Para quererme a mí sólo debes sentir compasión por el prójimo
y amarme con la fuerza que sobrepasa el entendimiento.
Amarme hasta cuando no te ame, porque para amarme a mí
debes nacer de nuevo.
Debes amarme indefensa, fuerte, cuerda...
Para amarme a mí sólo necesitas incluirme en tus letras.










Yia








1 comentario:

  1. Es un leer de lo sublime
    del amor propio
    del saberse nubia e incandescente
    ... y exigirlo

    ResponderEliminar