lunes, 21 de julio de 2014

Tía Indiferencia





No hables así, Lucy.
No discrepes de todo.
Todos han desertado.
Tú no descubriste América.
donde manda capitán
no manda marinero de piel tersa.
No alces la voz, Lucy.
Calla.
Tú no sabes nada de la vida, nena.
Todos son unos novatos.
Para qué tanta poesía.
Deja de asistir a tantos debates
donde no se consigue nada.
Deja las consignas innecesarias.
Te pasas montada en Rocinante,
tus momentos de lucidez son pocos.
Estás luchando contra un invisible.
Plancha tu vestido azul, Lucy,
usa tus pendientes de perla.
Tú no naciste para eso
deberías estar en las mejores pasarelas.
No leas tanto, Lucy,
los libros son lindos pero son libros.
Deja la derecha, no mires la izquierda.
Literalmente.
Cada vez son menos los de tu bando,
afuera sólo quedan ruinas.
Qué sabes tú de revolución
ni siquiera tienes un tatuaje.
Por Dios no me hagas reír, Lucy.
Todo eso es política.
La gente debe morir, siempre habrá guerra.
No llores por gente que no conoces.
Sabes lo que es desidia, pues practica.
Que se fastidie el que está en la celda,
eso le pasa por abrir la bocota.
Pon los pies en la tierra, Lucy.
No me hables de temitas difíciles.
Cuéntame de la novela del once,
está buena, Samantha tiene un amante.
No seas soñadora, Lucy.
Debes estar aburridísima.
Mírate estás huesuda, pareces anoréxica.
Come un poco.
Deja de ser linda con todo el mundo,
pueden apuñalar tu espalda.
No combatas a los magnates.
No te pongas intensa con eso de la
justicia.
Deja de hablar como si las palabras
tuvieran peso.
Cualquiera puede ser un enemigo potencial.
Nunca has estado en Namibia.
No has pisado Palestina.
Olvídate de las Minas de Johannesburgo.
En qué te basas.
No seas peleonera.
Qué vas a hacer con esa carita
y esos ojos de gata sin leche.
Quién va a hacerle caso a una nena
de urbanización bonita.
Tú no eres como ellos, Lucy.
Diviértete un poco,
baila sobre sus tumbas.
No hables de lugares paupérrimos.
No cites a los grandes,
la grandeza es relativa.
La vida es así,
de este modo y del otro.
Los jóvenes no saben nada, Lucy.
Esa gente tiene sus credos.
No pienses en fórmulas,
no hay remedio.
No entones himnos incansables,
baja los brazos.
Por qué llorar por cosas que no has visto.
Eso no pasa aquí.
No seas tonta.
Te gusta lo prohibido,
no seas malcriada.
Estas no son horas de llegar, Lucy.
Por qué donaste eso a unos animales,
ellos ni piensan.
Estás loca.
No frunzas el ceño,
no te enojes conmigo, Lucy.
No portes proclamas incendiarias,
compórtate como lo que eres.
Deja tus discursos agresivos.
No te pongas en fila.
No me hables de Puerto Rico.
No quiero saber nada.
Ya vi las noticias.
Por más sentido común que me vendas
no creo en el cambio.
No reconoces autoridad ninguna.
Siempre siembras polémica.
Qué poco sabes de todo, Lucy.
Las cosas no son como las pintas.
Qué es eso de progreso,
no me vengas con chistes, nena.
Hablas de otros como si fueran blasfemos.
El que es malo que lo sea.
El karma se encarga de eso, nena.
No me muestres que tú no has desertado.
No digas que todavía tienes ideas.
No te empeñes en buscar la salida.
Tu fe, es una fe muerta.













Yia

No hay comentarios:

Publicar un comentario