viernes, 25 de julio de 2014

Contigo en la mina



Creo que lo soñé.
Porque últimamente los sueños son esperanzas extrañas.
Juegos que entran en el tiempo, -como pensaba Platón-
él decía que el tiempo es una ilusión.
A veces siento que algo maravilloso está pasando,
que detrás de la noche, en el día que viene,
se esconde el milagro.
Y es ahí cuando te espero.
Viéndote siempre sonreír.
Llevándome a sitios raros,
porque amo la ciencia, la química, la física.
Hoy amor, hoy iremos a una mina.
No nos importa el oro, nos importa el viaje.
Aprender, nos importa que estamos juntos.
Me dices, no sé qué cosas y te miro pensando
no sé qué otras cosas,
que tú ya sabes.
Nuestra conexión es inmensa.
Hay un elevador que nos baja hacia el negro más negro.
Pero estás escuchando todo lo que explican.
-Lo pequeño de los túneles es para evitar el temblor-
La línea final de defensa, la ventilación.
Una sola entrada, una sola salida.
Cientos de miles de kilos de roca.
Me gusta compartir las horas contigo.
Nos explican de las detonaciones y luces interesado.
Yo sé la teoría.
Ante mis ojos te veo como un niño que pregunta
con la cara llena de expectativas.
No puedo creer que esté en el punto habitable
más profundo de la tierra.
Galerías transversales para extraer oro,
qué interesante.
Nos hablan de los soportes,
del agua que usan para enfriar la roca.
Detonaremos nosotros, tú sonríes mientras me miras.
-Haremos más cosas como esta, hermosa.- me dices.
Nos preparamos lumínica y emocionalmente.
Nos hablan del efecto de contrapeso,
lo comprendes, te miro raro, me lo explicas de otra forma.
Entiendo, me miras como diciéndome
-Me encanta que me encantes.-
Seguimos el recorrido.
Tú vas detonar, yo te miro con orgullo.
Yo sólo te miro.
-Ese es mi hombre.-
Nos preparan...
Detonación en forma de diamante, energía en el centro,
el lugar más difícil de romper.
Incrustaremos una bomba, hay 64 agujeros.
Nos alejamos 300... para hacer la detonación.
Tenemos que abrir la boca para que la onda expansiva
no nos vuele los tímpanos.
El ruido termina y me miras atónito.
Lo logramos.
Añadimos lugar al punto más profundo de la tierra.
Puede haber un sismo, pero no pasa.
Seguimos aprendiendo del lugar, miramos los soportes.
Vemos la maravilla de la mano humana.
La mega construcción nos deja tan asombrados,
que no nos dimos cuenta, que nos estábamos amando.
Amando, como nadie amó, a un ser perfectamente
análogo.
Cuando juntos estamos, hacemos de la vida una aventura,
un hallazgo.
La mina nos mostró que el tiempo no es tiempo.
Desde hoy en adelante sólo el amor,
te dirá cómo te amo,
transparente, sin títulos, sin rumores, ni pasado.
Me miras con amor y me das un beso.
Hemos subido de nuevo al lugar del comienzo.
Me dices: la próxima aventura, será bajo el mar.
Tú estarás ahí, mirando los arrecifes, la belleza
que deseo que te lleves en los ojos.
Porque quiero llenarte de memorias nuevas,
quiero que venzamos a eso que llaman tiempo,
viviendo al máximo...
Quiero un amor
como el que siempre he soñado.
Porque todo comenzó con un sueño.



Yia

1 comentario: