viernes, 6 de junio de 2014

Chandelier, Mi Niña Interior.



(Voy a colgarme del candelabro, del candelabro
Voy a vivir como si el mañana no existiera)

Mi niña interior. Nada. No lo sé. 
No la encuentro, no está adentro
Llevo días tratando de despertarla
Y no. No la veo. Me dije escríbele un poema
A ver si sale. Dile que la amas, mímala mucho
Entonces, allí no está, en ningún recodo
Quizás se fue con abuela y está muy lejos
Mi niña interior no está interna, ella, todavía soy yo
Aún me gustan los osos de felpa, los lazos rosas
los vestidos de tutú, sí,
aún miro una muñeca y se me salen los ojos
Todavía me encantan las canciones tontas y sí,
aún me creo la princesa de papá,
todavía guardo mi coronita de plástico
y mis zapatillas de ballet que por supuesto son rosas
Incluso me río de todo
perdono rápido y soy lenta para la ira
Se me olvida el enojo y yo sólo canto, canto
Soy la que quiero compartir contigo en el parque
para ensuciarme el vestido nuevo
Yo soy la que dice hola sin importar
quien sea el que está a mi lado
La idea es hacer nuevos amigos
Mi niña interior no está. Mamita.
Yo no sé cómo crecí
Aprendí, maduré, aprendí mucho
pero sólo, creció mi cuerpo
No dejo de ser, tengo el poder de creer para ver
Yo miro un niño, uno de verdad, a otro a uno chiquito,
y digo: una toalla alrededor de su cuello lo hace superman
y él lo cree sin miedos sin prejuicios
Así soy yo y en mi adultez lo aplico
Soy responsable, hago lo mío,
pero sigo siendo la niña consentida
la que leía leía y leía... soy la misma,
La de la imaginación increíble
la de los anteojos y los dos rabitos
La que soñaba con ser feliz toda la vida
La pequeña que vivía en un misterio infinito,
Ahora en medio de este poema, descifré el acertijo
-Y lloré a lágrima tendida-
Escribiendo encuentro trazos divinos
Cómo no lo había visto
Cómo pude estar tan ciega
Si para entrar al reino de los cielos,
si para ver a papito Dios
tienes que ser un niño
Oh, pues abran las puertas
Ya mi nombre está escrito

(Imprescindible ver el vídeo) http://youtu.be/ILTZ8qZbNK0
Con amor,
Yia




















No hay comentarios:

Publicar un comentario