miércoles, 11 de junio de 2014

A Ulises



El día está marcado en la cumbre
el designio de tu voz se ha vuelto de mi lado
Dirás que el numen me conoce 
creerás que la lumbre se ha gastado
pero aún sigo siendo Penélope 
la única que tiende tu mano
Soy yo la que se resiste
quien se encierra a tejer el sudario
La que no escucha pretendiente alguno
la que bebió océanos de llanto
Dirás que no me faltó nada
que mis atavíos guardan palacios
Pero aquí en mi alma transgresora
tu nombre sigue tatuado
Veinte años qué son veinte años
para quien ama tanto...





Yia















No hay comentarios:

Publicar un comentario