miércoles, 7 de mayo de 2014

Universo

El universo es sabio, conoce de distancias y de hechos. Todo tiene fin planeado, una esclavitud de los astros. La fría vista de lo lejano tiene una luz para cada caso. Un resplandor para cada ser, un impacto subordinado. En medio de la noche yo contemplaba el negro como si pudiera vestirme de órbita y allí rodeada de tanto, adquirir la forma del principio. Pero qué puede hacer mi mente finita con todo eso. Explotaría tratando de explicármelo. Todo me parece tan frío allá en lo alto. Opté por escoger una estrella y nombrarla para que no se desvaneciera. Luego pasó una nube, pensé que era su enamorado. Ya no tendrán frío y estarán orgullosos de su canto glorioso. Es demasiado, demasiado misterio, demasiado hermoso. Ahora me será más cercano el idilio, porque lo que le regala a mi curiosidad es magnificente en todos los sentidos. Luego volví a pensar en el principio. En el eje de todo. De ahí salté a la física y no sé por qué, ni que tiene que ver, pero dije: claro, todo ya está explicado, para qué pelear con algo que está dado, es obvio, las cargas iguales se repelen. Si lo convierto en lo que quiero entender en este momento, creo que los caminos separados nos vuelven distintos, para luego, ser atraídos. Por eso nos llama, por eso el vacío...


Yi
a

No hay comentarios:

Publicar un comentario