sábado, 24 de mayo de 2014

Paredes de sexo






La luz se ha vuelto un faro en tus ojos.
Tus ojos, siempre hablo de tus ojos.
La lumbre que se mece impetuosa 
sublime, cristalina y urgente.
Tu boca, tu boca, desde ella mi verso.
Qué haré contigo, amor, qué haré para cubrir
los sueños con lo que revolotea en nosotros.
No tiene lugar la duda en esta sala de gemidos
en donde me rindo a tus dioses.
Mis senos se acostumbran a tu viaje fortuito.
Qué harán conmigo los espasmos
con los que vas procreando abismos,
la erudición del silencio. 
Qué haré con mis dedos cuando te hayas ido.
Cuánto amor nos ata el ombligo,
qué lazos se han vuelto eternos,
en estas paredes de sexo.






Yia






































No hay comentarios:

Publicar un comentario