sábado, 24 de mayo de 2014

Camille Claudel



"Tras apoderarse de la obra realizada a lo largo de toda mi vida, me obligan a cumplir los años de prisión que tanto merecían ellos..." Estas palabras fueron escritas por Camille Claudel al cumplirse el séptimo año de lo que ella misma calificaba como "penitencia", su internamiento en un manicomio.




Escribirte a ti y llorar contigo, Camille.
Él me presentó ante ti, me dijo, lloremos
con ella.
Binoche hoy la interpreta en un film.
Acompañemos el dolor que aún duele.
Sí. Vamos a rezar con ella, para que no duela.
Te robaron, Camille, te arrancaron las ideas de las entrañas.
Te metieron a un manicomio. Los locos, ah, los locos.
Tú no Camille, tú no.
Maldito Rodín. Maldito el nadie que intenta envenenarte.
Tú solo deseas tu estudio en París,
tus manos besadas por Eros, tus bocetos.
Tus putas ideas fueron robadas, qué dolor, qué infierno.
- Qué es más duro, Yia, qué es más duro, qué
es más duro que tus obras lleven el nombre
de otro pendejo que envidió mi vivir.
Qué es más doloroso que ver locos babearse
y oler el excremento de la interna que ni cuenta
se dio que su hijo la visitó.
Mirar y orar, mirar y orar, mirar y maldecir el tiempo
que teje patrañas que el amor no supo decir.
Te robaron, Camille, y hasta el pájaro muerto sabe que es así.
Tu hermano, qué hermano, él nunca te sacó de allí.
Y las manos, pero tú tienes tus manos
quién puede robarte eso, Camille.
Quién puede llevarse tus caricias que moldearon
lo imperecedero de tus momentos en mí.




Yia





























No hay comentarios:

Publicar un comentario