jueves, 27 de marzo de 2014

Peter and Sophia: Words as Weapons



(Peter)
Esquirlas sucumbieron en otras nubes
como caricias que olvidaron las noches.
(En plena conciencia de la contienda
nació el valor que se volvió reproche.)
-Yo quiero que vuelva porque la amo
pero la maté en el intento.-
En la última puesta está la mirada
en la esquina de siempre donde yace
en el rostro que ahora jamás se disipa:
Regresa Sophia detrás de las sombras
al costado de mi pecho palpita su vida.

(Sophia)
No me cuesta trabajar en contra de mi naturaleza humana. Es debilidad escucharla me dijo el sabio. Por mí mentiría, por mí te sacaría del medio, por mí escupiría tu sangre en el suelo. -Soy quién elijo.- Apenas caigo de este lado, y ya sé de qué color es el cristal que vas desgarrando. Tus acciones no me matan, recuerda que fui abnegada. -Víbora.- Mírame si puedes escuchar la valía del silencio perentorio. -No tienes oídos, lo sé- Aquí está mi renuncia a no renunciar a nada. Yo he de volver le dije al viento y aquí estoy- Encontré la regla que no quiero cumplir para saltar al vacío.- Ya no eres el mismo erudito.- Tu mente no me alcanza. No te sirvió el argumento. Abajo cuando caigo pienso que hay agua, abajo cuando llego hay una red que me aguanta. Ni siquiera tuviste el valor de buscar la bandera. Ahora, ¿esas son armas? Estabas allí cuando pude, cuando mi mente cenicienta lo ansiaba. Me han puesto a prueba dos veces y rebaso los récords de mis antepasados. Tres toques y se rompe la cúpula, no existe claustrofobia ni falta de aire, acá me hago fuerte porque reacciono antes de que quede nada. Escojo no odiar, mi revolución no grita. Perdonar es el acto que más anhela mi alma. No guardo rencor, pero escribo -Tus cuchillos vienen y yo soy el blanco, no titubeo, no voy a moverme porque no temo. - Lanza otra vez, ¿qué esperas?- Eres todo lo no quiero mirar a esta ahora, pero te sostengo la mirada. La verdad se hace grande tan pronto me miras por eso volteas la cara. ¿Acaso no sabes que conozco tu horma? Sé que eres de los que apuntan y tiran del gatillo sin mirar a quién disparas. -Cobarde.- Ahora te perturba mi fantasma. Claro que me amas, si yo tengo la clave que te falta. Claro que no es lo mismo. -Necio.- Si mi ausencia te insulta bonito. Me clavo en tus ojos cuando se pierde tu mirada. Te dije que era inolvidable -creías que sólo era misterio-. No subestimes el género. Hay dones de íncubo. -Nadie como tú... dices ahora. - Llora te digo, llora. -Cocodrilo.- No sabes sostenerte en el filo. -Creo que moriré a carcajadas- Yo sí puedo caminar arriba entre dos puntos aunque tiemble mi alma. Te perdono ahora mismo, y todo lo escribí aquí se perderá en este instante. Soy Pléyades y tú... sólo eres polvo que no significa ni media palabra.

YIA

Escribí esto luego de ver el vídeo de Birdy, su música siempre tiene algo que decirme. Los personajes me esperan en cualquier lugar, yo los escribo. Aquí está el fantasma de Sophia: http://youtu.be/5zbe3RdLlJs (ver vídeo)






























No hay comentarios:

Publicar un comentario