martes, 4 de febrero de 2014

El PLAN



¿Cómo analizar lo que no se puede medir? Si no tiene espacio, ni tiempo, ni intervalos y otros asociados. Si a la vez es el principio y también es fin. Si es necedad para unos y es invisible para el ojo humano. Aunque, ciertamentepuede caber en una palabra. En algún fragmento de un texto. Pero cómo evidenciarlo correctamente, sin perder el aliento. Sentirlo es suficiente, ese el mantra. A veces repetir sonidos funciona. Supongo que hay una especie de limbo extraño que conozco desde que tengo uso de razón. Ese sitio en el que soy una mente intranquila, que piensa introducirse en otros mundos convertidos en palabras. Pero, ¿cómo entrar al diccionario sagrado? Esa la pregunta más importante que me hago desde que Babel marcó la esencia.

A veces soy tan dramática, que afilo todos mis monólogos en las teclas de un piano. En un sonido solo. Otras veces los memorizo y los digo frente al espejo. Mi vena de actriz no es secreto, mis amigos saben que cuando subo al escenario me posee el alma del arte en frenesí. Pero no vine a hablar de virtudes, ni de narcisismos míos. Vine a despojarme de todo y hacerme nada enfrente de una hoja en blanco. Ya que en estado de nadie puedo ser inocente para lo malo y sabia para lo bueno (como los niños). Sin duda estoy encontrando las pistas que deseo. Llegaron las personas claves que me harían entender parte de la profundidad de lo que busco. En ese proceso voy mezclando sentimientos que duelen mucho. Porque me hacen un hueco en el pecho. Pero este hueco es necesario porque me une a ese estado flotante que no puede medirse.

Sí, existe algo que es más que amor, lo comprobé, y se parece mucho a la misericordia, suele vestirse de justicia. Sí, hay algo incomprensible que hace temblar. Sí, existe. Existe ese tal magnetismo que ha hecho que leas hasta esta letra. Nunca sabrás lo que es, hasta que aprendas que debes humillarte para ver el principio. Cabe en un texto, cabe en una palabra. Repito que no puede medirse, estamos destituidos de ciertos talentos. Pero quién dijo que no puedo acercarme, quién dijo que no puedo. Hay quienes se esfuerzan mucho por decir algo inteligente pero al final no les queda nada bello. Falta magnetismo, carecen de humildad. Existe una palabra que es la luz de todo misterio. El que siempre me lee se preguntará: ¿Y de qué lado está? Yia está confundida. No, te contesto que no lo estoy. Yo sólo sigo un plan.







Yia

No hay comentarios:

Publicar un comentario