miércoles, 19 de febrero de 2014

Contradicciones





(Ni me llames ni me busques, pero llámame y búscame.)

He vencido al llanto tratando de nombrar utopías. Construí una coraza fija que se mueve conmigo. Voy reptando de las paredes de todos los edificios en dirección a la luz en la que vivo. La nostalgia del viento me susurra que he vencido. Un auto se alinea junto a la acera donde una vez vi morir a un perro. Allí la historia fue para nosotros los que pasamos desapercibidos. A pasos cortos sigo buscando trabas que tengo porque lo pregunto todo. Ahora que lo pienso, dejé sobre la mesa la carta que enviar no me atrevo. ¿Dónde estarán tus huesos?, qué místico gusano planea corroborar que la amnesia momentánea viene en un trago de vaso pequeño. Quién soy yo, me pregunta un pájaro que dejó en mi camisa su muestra de agradecimiento. Yo le contesto que no soy nadie desde que tuve miedo. Un paso más y en la calle fuerza de voluntad vi un letrero, decía: qué hago con el dolor si tú tienes el remedio. Supongo que era un anuncio de algún analgésico, no sé por qué pensé en tocar la puerta de tu casa que está cerca de la calle alegría. No sé por qué tengo en la cara esta sonrisa, si no contesté cuando me llamaste ni dejé un hola cuando necesitaste que firmara la sentencia remota. Yo no sé qué dicen las palabras rotas y yo estoy caminando a comprar algo que no necesito. No lo llamaré terapia. Unos zapatos nunca están de más, eso decía la vecina del consumismo. Dos pasos más, una librería me llama con la ternura que invento desde tu nombre infinito. Tiene varios pasillos endemoniados de gloria. La fantasía de que me hagas el amor allí mismo pasa por mi mente unos segundos. Pero luego camino al pasillo contiguo y encuentro tu libro.

Yia


















































1 comentario:

  1. Que bella alusión, al final, a un momento en presente de algo que no llega, pero que está por suceder, y no es aquí en tus letras...ya pronto lo tendrás, mimado en las manos, con hojas y letras de verdad que te llevarán a soñar. Ya pronto, te dejo un abrazo, Yia..

    ResponderEliminar