jueves, 7 de noviembre de 2013

Escritor

Un mundo oprimido se desploma en manos de un escritor. Él se detiene en la contienda, mira el desastre y suspira. Busca otra hoja. Tantea el sueño y la conspiración. Él trata de ser arquitecto, recoge los pedazos de su miedo, los une con el compromiso de su pasión. Pone cerraduras en los puntos cardinales, deja pasar el mar, construye puentes de acción. Organiza su línea de escape, inventa la libertad, practica la sonrisa que tendrá mañana, diseña la esperanza, lo ve todo mejor. Él no se engaña, contiene el secreto en su interior. Trabaja duro y no es vano, crea un mundo nuevo desde su sillón.









Yia

No hay comentarios:

Publicar un comentario