jueves, 7 de noviembre de 2013



Amor
seré tuya
aunque se vuelven en contra de mí 
las preguntas.
Morderé la manzana con gusto
porque tengo hambre.
Estoy llena de sueños y augurios
que se sumergen en el milagro del vino.
De nada vale que huya del presagio.
De nada servirá que ahuyente los pájaros
-siempre vendrán a buscarme-


Yia

No hay comentarios:

Publicar un comentario