sábado, 8 de junio de 2013

New York



Luces vagan por el entrecejo de la vida
en el radio suena nuestra canción.
La paz se nubla ante mis ojos 
el recuerdo se vislumbra en obsesión.
Se vuelven mudos los carros 
las aceras descansan de los pasos. 
La cuidad me parece otra 
tu rostro ha quedado dibujado.
Apenas salgo del trance,
de la euforia de aquel salón.
Mi mente no quiere anularte
los pies no me duelen, me duele el corazón.
Debes irte, ya sé, has llamado al taxista,
me acompañaste al andén. 
El reloj está marcando
la memoria de ayer.
Tu cigarro lleva mi nombre
tus manos están tatuadas,
debajo de mi corset.
La cuidad no será la misma
los anuncios no veré
ya no deseo el abrigo de mink
ya no quiero usar Chanel 
no quiero ser tuya sin tenerte
no quiero ser flor sin vergel. 
Allá en el pasillo de la calle 
en la pista que dominé
están los ojos cerrados 
del beso que no olvidaré.
Trágame tierra que la cuidad apesta
que me da asco lo que antes era,
lo que ayer fue. 
No quiero las luces, ni el blues
no quiero el whisky, no quiero el rush.
No deseo el tiempo muerto
ni el apartamento en el piso azul.

-Si no estoy yo, si no me encuentro
si no te tengo, si no soy,
si no seré...-
No quiero nada que lleves puesto,
te quiero hoy, mañana, después...

-Y no es que dude de tu promesa
y no es que no crea en ''tu volveré''
es que me quedo a secas, 
es que no aguantaré la sed,
es que pasarán los días 
hasta que te vuelva a ver.-
La cuidad quedará vacía,
yo me volveré un cliché...






http://youtu.be/JhicUOwcgzg

Yia
















1 comentario:

  1. ...si aguantarás la sed, de éso estoy seguro...Lamentas bello, la belleza...Un beso, Yia..

    ResponderEliminar