miércoles, 24 de abril de 2013

Rubik's Cube






Pasaron tiempos equidistantes por encima de mi cabeza hueca.

Porque no quería que supieras que realmente la tengo llena...


Entraron cientos de palomas mensajeras
en cada uno de pensamientos. 
Fueron los cielos los que sobrevolaron 
y no los aviones que llevaban muertos.
Y eso que no estoy hablando de los ataúdes
que tiré en el suelo,
y eso que por si acaso tengo una cartera
llena de agujeros.
Quizá debo decir que la calle 
está vacía porque tienen miedo,
quizá digo cosas que yo misma ni comprendo.
Debe ser el calentamiento global, 
puede que sea el sereno.
Puede que sean estas benditas ganas
de detener este aguacero.
Algo de insomnio me reservo 
para cuando quiero decirte: te quiero.
Algo de sueño guardo
para cuando deteste mi propio silencio.
Es por eso... por eso, 
visto noches con versos 
que no leerás a menos que te leas
por dentro, y de esas noches, de esos cuentos,
yo misma anochezco...
de noches de lunas que se vuelven diosas 
de los poetas muertos.
Noches que observo entre los jirones
mal formados de un hasta luego.
Y yo no me quejo de tu lupanar perplejo,
ni del horrible maquillaje que llevan otros 
en el cuero de adentro.
No ando buscando la gasolina de mis ojos
ni mis pétalos están sin el olor añejo.
Yo te dejo debajo del tatuaje que no tengo
te obsequio una eternidad plagada de tierra fértil
te dejo parte de mi risa transmutada
y sus personificaciones de ensueño.
Yo, que a la verdad no sé si eres miel o eres veneno
yo, que debería ponerte un altar que diga:
ahí viene el malparido que hace que se mueva el suelo.
Y qué me basta si no me basta la vida
y qué tiene de bueno el estar dormida entre plusvalías
qué pasa si quiero lo que no tengo,
y qué pasa si te tengo y te quiero.
Total, que si de deseos se tratara
comería chocolate día el entero.
Es que no razono como debo, no me veo, no me encuentro,
es que hace tiempo muero viviendo en este cuerpo
que si no respira se vuelve cero.
A pesar de todo en algo estamos de acuerdo,
debemos reír hasta nos duela la panza,
debemos ser consistentes en esto,
y dejar que mis párpados caigan hasta que recorras 
todos los laberintos que coloreo. 




Yia


























No hay comentarios:

Publicar un comentario