viernes, 15 de marzo de 2013

Tratado


Duerme el vaho que se transfigura,
nace la indiferencia plagada de penumbras,
 se destruyen las certezas
que están cerca del infortunio,
sucumben las mascaradas del destierro inoportuno,
crecen las burlas tejidas entre sarcasmos.
Crece el caos,
y nadie hace nada por menguar los estragos,
arde la llaga, entre el ruido y el espasmo
las nubes se cuajan sin ver un cambio.
Nadie miró lo que cayó sobre asfalto...
Lloran las generaciones sin saber del tratado,
llueve sobre la vida misma, llueve sobre mojado.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario