martes, 31 de julio de 2012

Pretérito Perfecto: This is the part of me







Pretérito Perfecto: THIS IS THE PART OF ME


He vencido a las grandes multitudes del tedio,
a las risas circundantes del enojo,
al melodrama del suspenso,
a las mil y una posiciones del resentimiento.
He vencido al cumplimiento del tiempo.
Hice pedazos a la tribu del miedo
he cabalgado terrenos aledaños
a la soledad del desierto.
Con todo esto he llorado,
he mirado cuesta abajo
he tenido sed de venganza, me arrepentí.
Sí, he querido claudicar,
he pensado en el destierro,
he querido morir...
He vencido soy mujer,
parí con dolor, amé.
Caminé de prisa, vomité,
he vencido a los días sin sol
a la necedad de un mentiroso que nunca escuchó.
Vencí el calor, tuve frío,
Me di con el suelo,
socorrí.
He vencido a la luz infrarroja
a la contienda con el tiempo, a las veces
que no dormí.
Me han apuntado
sin causa,
he libertado a la música en mí.
He vencido a los conciertos del quebranto
a noches enteras intentando
he vencido al que no me mira a los ojos,
a la poesía barata de un maldito
a la calumnia de una amiga, y su desperdicio.
He vencido, tuve rabia
y sí, quise poner fin a la desgracia
con todo esto vencí.
Qué les puedo decir...
he probado la cima,
a veces hasta, hui.
Qué no puedo hacer
Qué no he vencido
Qué me falta por contar aquí...
He vencido mi imperfección
la desnudez de la humanidad en mí
he vencido lo invensible,
lo invisible, lo no impalpable.
He vencido, viví,
tengo la mejor armadura,
aprendí la lección, comprendí,
que tuve cruzar los siete mares,
quedarme sin aliento,
entendí, que tuve desprenderme de mí.
He vencido, sí,
tuve dejarlo todo para llegar hasta ti.




Banda sonora: http://youtu.be/
uuwfgXD8qV8























Circular



 ELLA, SOY YO


"La vida es ciclo, es sólo una excusa para amar"


Hay veces en las que pienso que el sentido común es mi ficción, luego me detengo y lo analizo. Quizás mis lectores estén acostumbrados a que juegue con sus mentes, me gusta llevarlos al punto de inflexión, a ese clímax que los hace sentir
"dueños de su universo". Me encanta cuando presentan sus rostros a mis palabras y las hacen suyas con un latido del corazón. Ellos creen que intento un mundo imaginario al receptor. Creo que aún no me conocen, (el tiempo les dará las pistas) siento que no soy tan predicible como parezco. Lo que escribo es cierto, cierto... desde todo punto de vista. Siempre les llamé a mis lectores: inexistentes, porque aunque no me dicen que me leen, yo los siento respirándome con el viento. Eso los hace un público selecto; tuvieron la osadía de leerme, entre tanta gente.

Ella palpó lo impalpable, irreconocible. Hizo una parada enfrente de su niñez (la miraba con atención, se veía a sí misma) y ahí, se quedó por un rato. Quizás tuvo suerte de volver a ese lugar, quizás tuvo nostalgia; tal vez por sólo abrazar la idea de volver a empezar, quizás. No era tarde, había amado, había dibujado un círculo que no tenía final. Estaba en ese momento en el que es la última ocasión en la que recuerdas bien, con claridad. Ese momento, cuando lo significativo te pasa por primera vez. En ese estado en donde la muchedumbre de aventuras pasa delante de ti 
y se forma una mezcla de escenas, en las que siempre sonríes; notó que siempre intentamos bloquear las veces que lloramos.

Luego pasó a otros años...

- Si tan sólo vieras bien: - dijo ella, para sus adentros.

Había caminado por el bosque recordando cada escena, cada vuelta de trensito por el oso verde (así se llama el árbol enorme de la izquierda, al sur)
Apenas han pasado dos años, desde que murió la que sopló en su cara. Ahora queda en medio de todo, en medio de nada. No volvería a pisar ese lugar (jamás), y menos descalza, el piso hincaba, (cuando niña esto no lo sentía) recuerdo que podía apoyar firmemente mis pies en este tipo de superficie. Raro, no? Todo cambia. Había conocido todo esto en el enero de mi vida, en mis primeras guerras ganadas. Volví, creo que debí decirte mis últimas palabras, porque años después, no tuve el valor para hacerte frente. Debí hablarte como sólo el amor habla.


Creo que estoy a tiempo, no? No vengo a mentirte ni a decirte que todo seguirá igual. Sólo quiero que sepas que lamento tanto, 
no haber estado cuando más me necesitaste. No haberte buscado cuando yo más te necesitaba. 

Vengo a decirte que te quedes sin estar, y si aún me recuerdas no des más vueltas, yo las daré por ti.

Sí, con fervor, trataré de no perder la fuerza (eso lo aprendí de ti).

Le sonreí a medias y me marché, sin mirar atrás (en eso no cambié). Tú me mirabas, podía sentir tu mirada, con cada uno de mis pasos mientras me alejaba. Esta vez no tuviste que decir nada, por tercera y por última ocasión en esta vida, me dijiste con los ojos: cuánto me amas, y me dejaste ir tan llena de ti, tan amada.














viernes, 27 de julio de 2012

Mi primer guion



A oscuras en mi casa, conocí un arsenal ideas que no sabía que tenía. Dejé colgando el reloj y traté de no mirar. Por encima de mi hombro sentí el coraje, por debajo de mis pies sentí ganas de correr. 
Todo era silencio, mi perrita pasaba por mis pies como queriéndome decir: no temas yo te defiendo. Me senté en la sala con la mirada perdida (recuerden había un apagón) y fue entonces, cuando vinieron las caras que no tengo, las historias que viven los personajes que sólo yo conozco y que quizás en algún lado existen con otros nombres.

Al otro día a plena luz, le di aliento de vida a esas caras, comencé a escribir hipnotizada, como si me lo dictaran. Como si cada uno de ellos me dijera en diferentes maneras y en un tono suplicante...

- Tú puedes, hazlo! Quiero vivir, haz que me mueva, escribe tu primer guion.

jueves, 26 de julio de 2012

WELCOME TO MY PINK WORLD



Tengo un mundo de sueños con expectativas inexplicables. En ese mundo cada cosa tiene un nombre y puede cambiar color hasta llegar al ansiado rosa. En mi lugar las canciones suenan sin parar, se acomodan a cada situación y a la hora del día. Si necesito silencio, la música baja su volumen. Allí, puedo pintar el cuadro más moderno o puedo dirigirme a cualquier época, a veces prefiero el Renacimiento. En mi espacio cada cosa es dulce, cada instante cuenta. Si no hay paredes, las veo, y si están, y quiero quitarlas, las elimino con un pestañeo. En mi esfera, la luz es suave y los rostros son amables; si por alguna razón sus rostros cambian, les sonrío.

Por qué todo tiene que ser tan predecible?

Yo sólo quiero evitar lo que no me ayuda, lo que no es constructivo. Quiero leer hasta tarde con la luz tenue y no por eso seré más miope de lo que soy. Quiero que me dejen hablar con mi perrita y ver como me contesta con la cola o con una pirueta de emoción, no por eso digas que perdí la razón. Permíteme que llore cuando vea una noticia que no tiene que ver en nada con lo que pasa en mi vida, y no por eso soy una llorona. Hay días en los que quiero abrazarme al peluche suavecito que alguna vez me regaló mi abuela y no por eso, soy una niña. En todo caso, sí, prefiero que me digan niña siendo adulta, a ser una adulta que no escucha a su niña interior cuando musita.
Deja que me ría a carcajadas cuando recuerde mis errores, y no por eso pienses que no estoy arrepentida. No me llames desequilibrada, por querer llenar el mundo de poesía.
¿Acaso no hay un resquicio de iniciativa, un momento para la improvisación?

Déjame ser yo, déjame bailar cuando estoy triste y quiero inventar el Vals del Sol. Quiero creer que el mañana será mejor, y no por eso pienses que no soy realista. Quiero mirarme al espejo y decir, qué guapa me hicieron mis padres, y no me consideres creída porque tenga buena estima de mí misma. Permíteme escribir hasta altas horas horas de la noche, y no pienses que deseo ser reconocida. Déjame comer un dulce de esos que me dejan la lengua lila, y deja que me saque una foto graciosa con el celular para enviársela a alguien que se sienta solo y se ría. Tampoco pienses que creo que lo sé todo, aunque acepto que soy muy obstinada. Pienso que las personas que creen que lo saben todo, no están dispuestos a aprender cosas nuevas, ni a vivir mejor.

En mi mundo puede suceder de todo, pero siempre habrá un momento para dar gracias por la vida. Allá en mi lugar, los padres no le gritan a sus hijos, la gente se llama por teléfono para decirse cuánto se extrañan o se textean una carita feliz, cuando se hacen falta. Allí las personas aceptan que fallan y con una voz suave se piden disculpas.

Amo la canción de los Beatles, esa que nos pide que imaginemos un mundo mejor. John Lennon soñada con llenar el mundo de alegría, por eso para mí en cierta forma él no murió; si se proclama la esperanza, siento que habrá un mundo mejor.

Déjame ser yo, no ego, ni malicia. Quiero subirme a la Luna, a una estrella fugaz, a la montaña más alta, o al mismo techo de mi casa y pintarlo todo de rosa, para hacer la diferencia. Déjame decir no a las injusticias, amar mi mundo, cuidar mi planeta, porque se puede! Se puede ver el cambio o que nuestros hijos lo vean. Quiero poner un grano de arena, y no por eso me llames loca, desubicada ni idealista. Déjame acompañarte por el mundo rosa de la vida misma.




Banda sonora: Pink Aerosmith http://youtu.be/2p_e8fJAdtQ
















martes, 24 de julio de 2012

Cho Emi Ko




Estoy en tu premura,
arista de tus partes más cercanas
porque la distancia es niebla (y si se esfuma no será distancia)
Voy a hacerte un cuenco de luz invisible,
un faro de silueta con exactitud abstracta
un mensajero de la noche que viene de Tokio
en la cercanía de un koi que habla.

Soy la sorpresa extraña que se hace eficiente,
y tu cuerpo es una gota de aguacero,
el mayo de la suerte (que se aproxima sin alas)
y yo soy ella, la que siempre calla,
una delicada mariposa que se posa en las fauces de tu fuego,
un dragón que no rompe las leyes de la tradición dorada.

Soy la que no te molesta, ni toca tus armas,
la que en una pausa en el papel se muestra completa (en más de una franja)
Así me hago a un lado, dejo pasar a las grullas cuando pasas
y en un sonido escénico me acostumbro a las voces de la madrugada
porque no hay fuerza animal que destiña la seda cruda de mis vestiduras
y sin embargo, (sin pintarme) tú puedes hacerme arte,
con tan sólo una mirada.

Es tu presencia la hora del té y sus tramas,
un silencio que no se agota (pero se palpa)
es tu plusvalía la que se acomoda a este encuentro
con galletas saladas que tienen un mensaje
que se cumple por encima de el tiempo en que fuimos viajeros
(de la vida misma y sus pisadas),
el sonido del gong nunca tuvo tanto eco,
(es tu voz) un grano de trigo y todos juntos,
un arroz y toda la mesa que nutre desde el alma.

Haremos orgami con tantas cartas,
con esas lágrimas haremos un río Teshio
y será tu cauce mi camino, (como aquel masaje que no terminaba)
y en tantas hojas estará escrito el harakiri viviente que proclamas
de cualquier forma, (haría lo que me pidas cuando haga falta)
no existe hora en que no piense en que tú también gozas,
de sufrirme lentamente, mientras llega la hora de nuestra próxima velada.

No voy a decirte cuando, sólo debemos creer en que no tardo
que la espesura se tragará los kilómetros de negrura y sus resabios,
tantas vueltas al abecedario no son suficientes para ver entero el idioma,
en tan pocas idas vi tanto, y no es un proverbio chino esto que canto,
es la verdad que se ancla a tu muelle, el océano, sus perlas,
y sus tornasoles nacarados,
mientras tanto esperaré en la alcoba,
me cubriré sólo con la transparencia de los mantos,
maquillaré la esperanza,
y bordaré mis dedos con la huella indeleble de tus manos.











Ko=niña
Cho= mariposa
Emi=bendecida con belleza



YIA

jueves, 19 de julio de 2012

Cielo negro

Del lado izquierdo
en mi ventrículo izquierdo,
pasa la sangre bombeando el reverso
de un quebranto lento,
hermanando un criterio, 
que socava el minuendo, 
de todo lo que no tengo
más no vine a quejarme
ni a llorar por eso,
allá afuera me miran luces
y un cielo bello
pintado de negro.




























martes, 17 de julio de 2012

Mascarada




El momento es éste, ahora
tiene las rodillas derechas,
una inmensa curvatura en la espalda,
tiene la piel añeja,
movimientos circulares
y trazos de la boca en la nada.
Su cabello cae en cascada,
las estrellas tiritan afuera
el corazón es huella noctámbula, 
mientras el cuerpo
por dentro es agua que se ahoga 
en minutos,
que beben de sus propias aguas. 
El tiempo es una mascarada
fuera del roce de tu cara.














Mis ellas



En respuesta a tus encuestas cíclicas
te digo que puedo ser
huracán, desierto, lluvia, nube, fragmento,
anatema
En vista de que tus provisiones son materia imposible de ideas
puedo transformarme en hipótesis nula,
ayuno, sequía, congoja, quebranto, teorema
Es que al parecer necesitas ver que no hablo a diario,
erosiono, me enquisto, sorprendo,
te muerdo, te toco y no te das cuenta.
El caso es que no has visto que la cuidad no me frena.
Pues te tengo como relicario
en mi vientre, hormonas, cerebro, sonrisa, tos, efisema
Si supieras que te mantego intacto
no serías de esa manera
vestirías tu talle exacto con mi radio,
mi copa, tu luz, mi voz, mi piel, tu certeza.
A menos de que me quieras buena,
seré fe, alegría, canción, devoción, locura, nostalgia,
prisma, cielo, tu casa, tu celo, tu nena.
Aunque puedo ser yo, y tan tuya,
en diferentes maneras.












Raramente marcada




Se han escrito tantas letras que han sido olvidadas, y en el respaldo de la queja se duermen intemperantes, abrumadas, por el silencio de unos años pasar. Se han dicho palabras que jamás se repetirán, hemos vaciado las ilusiones del más allá con tanta información que ya no sabemos darle valor a lo que pesa de verdad. Es como una vista previa de la decadencia del ser frente al ocaso. Ya no habrán signos reales, ni himnos que cantar, ya no habrá lloro sincero... jamás?

Puede que no tenga marcas en mi cuerpo, ni tinta que tenga grabada en mi piel, pero tengo marcado el recuerdo de una voz pausada. Sí, tengo una sonrisa añeja,

 un "Verde Luz" en la garganta. Tengo un puñal en cada ojo para quebrarte la voz, 
y hacerte tartamudear de tanto en tanto. Ja, no pienses que no dudo, 
claramente de esto se trata, de no saber que nos adoramos tanto. No escatimo en dudar, porque de dudas me alimento. Después de todo supe encontrarte, encontrándome. Sé sacar de ti lo extraordinario, cuando me miras así como solo tú puedes, a lo ordinario. Aunque por momentos parezca que soy tu personaje favorito de ciencia ficción, no soy más que una mortal, perdiendo mortalidad en tus brazos. Y pensar que sé que te quedan un par de caricias descalzas que desean caminar por mi piel. No hay duda de que lo más que te gusta de mí, es que yo te quiero a lo dramático. Así, a lo loco, bien bonito, acéptalo.
No es para menos, sí, soy rara te lo advertí. Algunos piensan que es ego. 

Espera aquí te lo explico:

No es ego, el creador me formó así.
( Siempre fui rara, en clase no escribía, no hacía anotaciones, mis maestros se sorprendían de que todo se grabara en mí con el toque de las palabras al vibrar y chocar su sonido en mi oído. No era bueno callar, pero era una aventura mirar sus labios ávidos de un conocimiento que parecía nunca acabar. A mí me gustaba escuchar, era grandioso poder compartir toda la voz que salía de sus bocas. Era estupendo mezclar todo con mi materia gris. Era un sueño hecho realidad, no sé por que me gustaba, pero sí, una parte de mí quería ser un libro y nunca salir de allí. Estaba marcada, como si algo se quedara en mí.

Sí, soy rara, creo que en algún momento no creeré en la realidad y me dedicaré a escribir lo que se me ocurra sin importar si le gusta o no a los demás. Quiero ser todo lo que soy y no quiero que nadie más vuelva a decidir por mí, absolutamente nada. No necesito de nadie, solo de mí, aunque al parecer la belleza me juega la peor de las trampas. 
No es ego, nací así.)

Cómo te iba diciendo... te llevo conmigo con el roce de tus palabras. Ya sé por qué fuiste el espermatozoide que ganó, tu propósito en la vida era marcarme la existencia. Me fascina cuando te digo "un vete" que en realidad es un quédate camuflado, y lo captas, lo comprendes. Eso que haces cuando me miras con tanta ternura. Esos detalles, que hacen que te quiera ahorcar, para luego desear besarte despacito. La verdad es que no tengo marcas, ni tatuajes, pero cuando tú me hablas...

La noche está serena, tú, yo, tu voz, mi piel...
Piénsalo, mientras te llevo conmigo. 

















Tu alba


Tu alba


Luz de fuego, 
aureola encendida de un día sin horas, 
pasaje lento de una rapidez que ecualiza, 
una brisa vespertina cuando te moja.
Serenidad de el espasmo de un sendero,
que llevé en tus alas,
un minuto incierto entre tu bien y mi alma,
eres la frase dulce de mi garganta enlutada.
Fuego, que no sé si es fuego,
si no arde, si no duele,
si no alumbra,
si no quema cuando me toca.
Ahora bien, dime tú,
cuántas lunas no pasaron
sin que supieras que era yo,
la que con una mirada
encendía en tu cielo,
la aurora,
la miel de tu boca que no empalaga,
tu morada, tu alba.












jueves, 12 de julio de 2012

De tus yos, mis, tus, tantos...



Pasar frente a mí, desde mí para ti,
desnudando mi yo, sin mí, por ti.
Anudada por un sí que es más no,
por momentos,
que se muestra en acentos de una huella sin fin.
Y sí, me vestí,
de tu mirar en misteriosos compases, léxicos,
que algún día fueron pares de mis virginales recuentos.
Cara de ángel no tienes,
tampoco quiero que la tengas, te creo,
parecera mentira, pero son versos bellos.
Y basta con tenerlos, cargar con ellos,
tragar todo lo que sale,
como sabes que puedo hacerlo.
Sin duda alguna miedo no tengo, no se ha escrito nada
que no venga de nuevo,
de cualquier fosa, vacía, llena, de tantos, tantos,
de miles de experiencias,
frágiles y fuertes, numerales que creemos a la izquierda,
escenas del desvelo, lo recalco.
Y dirás ella es joven, qué sabe de lo que hablo,
más no comprendes que no nací con años,
soy lo que absorbí de noches enteras observando
los astros.
Aquellos, que no perdieron su tiempo,
en un cielo que se no queja de andar brillando.
Pasa que no soy de piedra, mi ombligo tiene forma
mi nariz respira de mil maneras,
apesar de que el aire sucio estorba
la gratitud se asoma, al respirar tus anhelos,
lo que cuidas cuando tu voz me toca.
Es que de infinito hablo, de muchos vocablos,
esos que hago míos, en el calor de mi entrepierna,
en mi paladar dulce, de inventar tus tantos,
de tus yos, mis, para ti, cuando nos, tú...
sin ropa,
haces que mi reflejo sea el lenguaje exacto,
de las cuerdas sumisas en los hilos rosados.
Eso que tienes tú, eso que me da vida
y la misma vez me ahoga,
eso que enerva mi piel, que quema mi boca,
cuando con letras nos besamos.












lunes, 9 de julio de 2012

La misión



Rodé por el suelo con las vueltas de la vida.
Me levanté de golpes fuertes. Una contución en el lado izquierdo del pecho nunca sanó, el golpe había dejado un nombre incrustado de manera tal, que no podía ser sacado por ningún bisturí mental. Un apellido daba vueltas en la sinapsis de cada estímulo sensorial. Era una lesión cerrada que se sentía en la piel, por lo tanto, era grave, afectaba la epidermis como en el caso de un herida cortante o penetrante. Los órganos podían cambiar de color por el efecto de la no sangre derramada, formando hematomas y equimosis en el alma. No lloré. Algo me llevaba de la mano como a cien millas por horas. Pude haber dicho suéltame aquí, pero preferí quedarme detrás de su mirada. Tenía en mi cara todas la razones para no volver y algún motivo para la risa. El momento era mío, bastaba con tener la sangre corriendo en mis venas para saber que tenía que saltar al vacío de su voz. El boleto decía: no estacione, las luces cambiaban de color, el verde decía que siguiera, como si sus labios tuvieran mi motor. Nada de lo que teníamos era nuestro, aunque la causa era la más justa del universo.
Yo sabía que no podía escapar, lo prometí desde que doblé en la esquina del silencio. Nada de lo planeado era simple de concretar. La música de fondo era el coraje, las letras del guión habían sido saquedas. Llevaba 12 fragmentos, de 365 noches, imaginando una caída con vista panorámica a su boca, esa boca que sabía interpretar los sustantivos exactos para conjugar mis verbos. (Acto seguido, el calor suave de su aliento en mi cuello.) El pacto era ser suya al amanecer, pero todos los días con el amanecer comenzaban. Me abrazó tan fuerte como pudo y me dijo: Espérame en la otra dimensión. No voy a fallarte, sin tí no respiro, te amo tanto, iré por tí, te buscaré, lo juro. Mírame bien, tienes que ser fuerte, no temas, confío en tí. Me duele tanto dejarte aquí, tú puedes hacerlo sola, no me decepciones, recuerda que iré, lo juro. Y entonces, sujetó mi vida, y con ella hizo que se apartaran todos los miedos. Me dió un sobre con los pasos a seguir, me repetía que creyera en mí, que era necesario que se marchara para yo poder lograr un objetivo que ni siquiera yo conocía. Una lágrima bajó por su mejilla; me besó despacio, rozó sus dedos por mi cara con una suavidad extraña. Miró mis ojos como si quisiera retenerlos en la memoria y se marchó.
Mi vida jamás volvió a ser la misma. Caminé por mucho tiempo con el sobre en mis manos, cuando decidí abrirlo, no había manual de intrucciones, estaba vacío. Me siento inmóvil, ahora qué hago?
































sábado, 7 de julio de 2012

La razón de vivir



Saben qué? Antes de decirles esto quiero que sepan un dato muy importante. "Creo que estoy más lúcida que nunca."

Si haces un viaje largo, te sentirías aliviado?

El cuerpo cansa, el cuerpo pesa, tienes muchos años y todo duele. A esa altura sólo queda rendirse?
Ah, no? Eres joven aún, sí? Oh, y qué pasaría si estás en un "pool party" y el equipo de música cae en la piscina (lo tumbó el viento, un viento fuerte)... y todos están nadando. Accidente? Qué pasaría si sólo estoy yo nadando y la fiesta aún no comienza, y el mismo viento sopla. Llorarían cuando me encuentren boca arriba? Electrocutada. Cruel no?
Dejaría de ser una carga? Porque aunque no lo creamos, en algún momento, al menos en uno, nos hemos sentido así (una carga) un "para qué nací?"
Si cavas un poco, todo el mundo encontraría razones para morir.

Soledad de no estar solos? Soledad de andar buscando? Soledad, soledad? Yo creo que estoy más lúcida que nunca, cuando pienso en cosas así. La verdad es que la soledad no es tan mala como parece. En esa soledad de andar pensando, encontrarse con un hijo o con un ser muy querido, es un milagro, (eso es en lo primero que pienso en las mañanas, en ese alguien significativo, amado). En esa razón para vivir.

Ya sé que la idea del viento que sopló es algo exagerada, tonta, pero de eso trata, de decir algo casi absurdo...
Absurdo? Eso crees? No, para nada, claro que pudo pasar, tragedias más raras que esas pasan y pasan. Fatal Destination 1, 2, la 3? No sé si llegaron hasta la tres, pero no, no es película, en la vida real pasan este tipo de cosas.

Una vez perdí a alguien que era todo para mí, y si eres de mis lectores inexistentes sabrás que hablo de mi abuela, ella murió de un derrame cerebral (viejita y linda), pero saben? sufría mucho... ya estaba tan cansada. Ella hizo tanto por cada uno de la familia, ella estuvo ahí para apoyarme siempre. Nunca me dejó, su mano siempre me salvó. Eso sí, nunca se rindió. Por eso digo tragedias pasan, por que créanme verla allí, así inmóvil en aquella caja de madera, fue una tragedia emocional para mí. La vida es soplo, es una burbuja de jabón, un pestañeo, neblina, efímera, corta, cortita...
Aún así dar todo por el todo seguirá siendo la mejor forma de vida. Y sí, creo que después de escribir esto me contesto casi todas mis preguntas. Claro que si me encontraran sin vida en aquella piscina, llorarían por mí. Ojalá eso nunca pase; mi hija me espera para hacerme feliz, mejor viaje y alivio que ese, ninguno. Las personas que nos aman y amamos, son nuestra verdadera razón de vivir. Para amar vinimos... aunque algún día, todos, nos tendremos que ir.










martes, 3 de julio de 2012

Presa



Levedad, de sentir la profundidad que hace a tu voz hablar
la lucha de sentidos y mis tonterías de hacer al mundo exquisito.
Creo en las gotas de agua que caen en el suelo,
en su duelo por hacer la inmensidad del mar.
Advertida por el odio a discutir con los inexistentes,
siento mi vulnerabilidad.
Aunque no se escuchara mi voz,
hay silencios metódicos que debieron ser canciones
para la cámara de presos en la cadena perpetua del amar.
En alguna parábola especial lo dirá, es a veces más fácil ser presa
del olvido que monigote de alguien más.
Seguramente no le temo a la uniformidad,
ni a ser pequeña entre tanto gigante que no piensa al hablar.
Déjame respetar el aire que debo respirar, permite que desnude mi moral
por que si de decencia se trata, nadie está exento a saborear.
Deja de odiarme por ser lo que no quieres y por mi boca roja de tanto besar.
No me escribas canciones que no le dedicarías ni a tu mamá.
Que soy difícil de comprender, que leo mucho, eso lo sabías ya.
Para qué endulzarte con lo que no entiendes
y ser presa fácil de un millón de personas que no creen en la imposibilidad.
Si para muestra un botón basta, mi camisa juega el papel principal,
sobre todo si la quitas, en vez de hacer volutas en la nada de lo superficial.


Yia

Un buen editor



Olvidando que la noche 
empieza en el destello
que precisa de lo oscuro
te entrampaste ante mi voz
acolchada ante tu roce
y te ocupaste en dejar coces
de libertad en estupor.

Los jadeos se armonizaron
por la fragancia en lucha
para enjuiciar tu perfección
que amenaza, ensancha
lo laborioso de tus ideas
que se mueven en el crisol.

Reclamaste la pura certeza
una medida de belleza
que agrupa tu resplandor
por ser sólo mío en piezas
en dialéctos morados
que se mueven en la gruta
sin ton ni son.

Cómo versión helénica
probaste el vejamen
de mis recursos ultra cegados
por la causa inescrutable
de la existencia que pasa
a ser un vientre sin dolor.

Un día no habrá llanto
vendrá el calostro defensor
y sentirás que aquellos
que fueron aptos
pudieron menguar
para dejar crecer
a los que tú, como yo
sólo esperan un golpe
de suerte y la mano
afable de un buen editor.
















Dualidad





Sabe usted, si está siendo engañado, que no está sentado ahí?
Sabe usted, que nada es cierto, que todo es ilusión del mentir?
Yo tampoco lo sé...

No tengo otra opción.

Y olvidando la carcajada necia disfrazada en la voz de aquel ruin señor, apostó a un mejor día deteniéndose en la brisa del sublime canto matinal del ruiseñor. Allí entre los verdes abedules del ser y no, intentó plasmarse en el paisaje de no ser más que, lo que una vez eligió. Laminó el hielo en el tiempo del pasado en conmoción, para calentar sus días pegados en las ramas que se mecían en medio del amor.


Hay personas que no saben si son la acrobacia o el acróbata en acción, al parecer no se dan cuenta de que estoy diciendo lo mismo. Cincuenta veces dije sí, al francés o al dutch que nunca aprendí por que no los necesito, más no me rindo, es por eso que cuando digo un sí, no lo derribo.

Ustedes qué saben de amor, si nunca han hablado con el espejo, él no miente...
Será cierto que la historia más bonita es la que no vivimos?

Dualidades? No. Es un modo del ser, infinitivos ar, er, ir. En vista de que el verbo, fue verbo desde el principio, no nos queda más que inferir. "Una ventana tiene miedo de mirarte o tú tienes miedo de mirar la ventana? Nada es lo que parece. Es ventana o es espejo, es paciencia o es entraña.

Detrás de todas las mentes hay diferentes cuentas arbitrarias.
Si miras bien te darás por vencido, si no miras y sigues tu rumbo, como si escucharas hablar a los pasos por sí mismos, moverás montañas con o sin brillo. Es así a la vez, igual y diferente en maneras. Lo arreglo así de sencillo; me sacudo el polvo, con la frente en alto y el corazón contrito, como quien regresa a su camino, distinto.