jueves, 6 de diciembre de 2012

RETO





Abandonado el sendero equivocado
quedo en ovación tranquila. 
De pie al convenio con mi cuerpo, 
enalteciendo las mil y una enseñanzas
que dejó la herida, y ya cicatrizadas,
las reales extensiones de mentiras...
Paso a descubrir el blanqueado mármol sin lejía.
Allí, de frente a mi entrecejo,
en mi mismo surgimiento.
Embestida de verdades producidas por hechos,
tratando de cargar mis días por el camino estrecho.
Pendiente arriba, dando por hecho,
que la misión es intransigente, ambivalente...
minuciosa por momentos.
Y porque quiero puedo,
tengo por sentimientos, claros de renuevo
en una mirada al viento,
un arsenal de disposiciones que encuentro,
paulatinamente,
de camino a mi próximo reto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario