viernes, 2 de noviembre de 2012

ESPERA!



Suave flama de ojos negros 
observan la piel de mirra sin memoria,
asedia tu boca trasnochada en la mañana,
descubre las precisiones sin prisa esporádica.
Nada intento que no quieras,
está la lumbre derritiendo una cera,
mi joven mano de seda no permite tus querellas
eso crees mientras esperas que la palabra sí me fluya.
Vida de sobra auguran entretenidas las horas,
tus ganas se hacen velero junto a tu fe de locura,
asida de mi cintura enjuta tras la primera letra de honra.

Y no quiero que te vayas cuando te digo vete
de remedios siniestros estriba la mente acertijo,
en resumidas cuentas llevo el conteo certero de mis obras.
El momento que se detiene en tu texto, es mi mención incolora.
Aparentes intenciones acrecientan con los bríos que sollozan
apenas retengo el aliento y creo que si me faltaras no respiraría,
aunque no crees que hablo en serio cuando mi silencio se prolonga,
tu palpas como quieres y yo quiero cuando quiero.
Una mujer tiene defensas que la noche misma teme y persigna,
no te habías topado con una Helena espartana,
deberías saber como termina Troya.
Los giros me hicieron silente matadora que sin mover un dedo
te conmueve con matices invencibles,
esos que de manera sencilla hago bajar por el torrente de tu cuello.

Te digo que soy efímera como la espuma
contestas con una pregunta: Por qué me hablas con desdén de palabra fría?
No intento imponer excusas que no conozca la brisa,
no cuento los días que emergieron entre sequías
aparto el dolor del pasado no haciendo promesas que desnuden algún día.
En el mástil de tu encuentro no juego ni cuelgo certezas
eso no significa que no ame la sutileza que demuestras,
no confundas dinastías con misceláneas sueltas. 





















No hay comentarios:

Publicar un comentario