jueves, 11 de octubre de 2012

Arrebátame las horas, ve, y grítale al sendero que no debo pasar, que las huellas no están garantizadas y que la mesa espera tu té caliente. Porque tu pecho es mi respaldo sin dudar. Reclámame tuya, sin pensar.






- Fui misterio, brújula, mar. Fui tu codicia, mapa, azar. Fui tormenta, viento, velas. Fui tu hambre, sed, arena. Fui tu mujer, espada, pólvora, estela. Fui tu batalla crucial, botín de guerra.






No hay comentarios:

Publicar un comentario