jueves, 30 de agosto de 2012

LA VOZ DE SU ALMA



Concebida, estruendosa, atrevida, agresiva, compasiva, y sin una pizca de recelo. Ansiosa, deslumbrada, fortísima, aguerrida, casi abducida. Grita sin pretextos. Abre las cóncavas complexiones que le competen al silencio.
 Inmaculada, inquisitiva, anonadada, arbitaria, y sin la menor idea de lo que significa tener miedo
o tener calma. Neutralizada, punto medio, hipotenusa no registrada. Se lanza sin paracaídas, en contra de la seguridad de lo conocido por los huesos de una canción que no canta. En base g, de un punto que siente todo lo taciturno de la primera y mísera esperanza. Se arriesga, se mece, no se distrae, se ahorra las alas, para luego sacarlas.
 No quiere cuentas con el poseedor de la madrugada. Quiere todo lo claro, lo que la envuelve en tornasoles, claroscuros que danzan. No tiene prejuicios, ni calor en la mirada. Se hurga, mientras cae, precipitada, incólume, anestasiada, como diluída por las nubes de su alma. Su figura se estira, se ilumina, se dilata, su luz es amarilla, caminante a hurtadillas, que se vuelve voluta, si la miras cuando hablas. Quíen diría que es niña en un cuerpo con curvas, quíen diría que fauce, voz angelical que estalla en tu mente si no la tocas, si no la ves, si no te llama.
Es sirena sin mar, emperatriz, soberana, gloria de tu vida, la anterior, la pasada, la vivida, la perdida, de todas, todas, ella la de la lluvia asesina, la tuya, que no sabes que es mía. Bella, bella, clara, clara, muy clara, trueno que no calla. Un chip, un número, una más, en esta columna que sostiene sin gravedad lo que sustenta la mañana. Vestida por una fuerza, y a menudo, callada, sin palabras... que aún sin ser lanzadas se vuelven saetas de memoria improvisada. Qué pasaría si dejara sus huellas marcadas, desprendida de la nada. Por nada!
De la nada. Porque ama, ama, y cómo ama!



http://youtu.be/k0BWlvnBmIE














No hay comentarios:

Publicar un comentario