viernes, 10 de agosto de 2012

La cita: Nota Mental



Era de noche, las luces de los autos parecían tiritar.
Yo quería verte, pero verte bien,
sin que estalles de risa,
cuando me ponga seria al hablar.
Yo necesitaba hablarte,
sin que quieras correr,
sin que temas a que te diga la verdad.
Quería besarte, pero obviamente,
no era parte del plan.
Simplemente verte.
La hora estaba puesta,
yo llegué primero,
sufro de extra-puntualidad.
Quería verte así cerca, muy cerca,
entendiendo poco y mirándote sin parar.
Eso sí, no quería tropezar,
supuestamente todo estaba dicho,
sólo era recordar. (Imaginar de más).
Yo soy la culpable, acepté la probabilidad,
era como iniciar la escena
con el pase estelar.
Y llegaste tú con el aroma
de siempre,
con ese mood en la cara
que se parece a el... Cortázar.
Con la sonrisa esa... la que
que no se tuerce, ni parece claudicar.

--Cómo estás?
--Aquí, bien...
[nota mental] (mentira, mi cerebelo va estallar)

--Tú dices que estás aquí, yo digo que estás acá.

-- No entiendo que quieres decir...
[Entiendo perfectamente me hago la que no sé]

--Tócame el corazón, dame tu mano,
siente el galope, escucha...
y comprenderás.

[Lo sabía, já, no me puede olvidar...]







No hay comentarios:

Publicar un comentario