martes, 19 de junio de 2012

Treta o silencio




En vista de que en la sensatez hay momentos de humanidad, caigo en un letargo de esquivar sensaciones. Había pasado de todo lo rico y todo lo que no es fácil de tragar. Ya era la hora de regresar, las mentiras podían salir al acecho, no era bueno tropezar. La camarada de faroles rojos en sus pies estaba dictando sentencia, hacia el placer de desvirtuar. La campanada pasó de largo, el pasillo es mío.


 Era la misma, la que sabía que para argumentar se necesita validar. Ese momento era una treta en falso, una de tantas muecas que están demás. Mucho bestia en la carretera del norte, muchas casas sin habitar la noche. Iba y venía, escuchaba el silencio, mientras caía. Los roces se volvieron de blanco a rojo, de rojo, a rojo y medio, de rosado al verde del cerezo. Era una calumnia, decirle que estallaba por dentro.

Para qué abro fuego? Silencio, pienso! Cómo le digo que lo quiero?

- Un chispiante tónico o un jerez, por favor!


Nada de alzadas, mejor analizo y siembro el terreno. A menos que me asegures que no te marchas, no me siento a continuar por tí esta charla. Te dejo aquí sentado, no me llames, yo te llamo...









Imagen de "Arte Galeria CWDITO"-2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario