jueves, 10 de mayo de 2012

Transformación



Entré en una nube 
para que me vieras, lluvia, 
desde tu ventana.
Y así decirte lo que me contaron los sauces
cuando lloraron mi alma.
Me convertí en vapor
para mezclarme en el aire
y darte vida en cada respiro sin pausa.
Me llené de esperanza
cada mañana y apagué al Sol
con sólo decirle que
con tus ojos basta.
Me hice, del brillo de las hadas
y rocié de estrellas al día,
y a la noche la llené
de poesía, con tu mirada.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario