lunes, 7 de mayo de 2012

En el pensar...


Quién diría que la manija de la puerta recuerda tu mano? 
Has sentido que las cosas te miran? Los objetos inanimados no son tan inanimados como parecen...

Puede parecer extraño que sientas que te hablan desde algún lugar. No es locura la mezcla huellas vetustas en la raíz de los sentidos que te amalgaman. Son simples espasmos de cordura que nos sintetizan hasta hacernos mejores personas. Para qué? Por qué?

No es duro pensar que el sofá retiene cada mirada aterciopelada de nostalgia.
Insuficiencia?
Clarividencia? Independecia? 
Es coraje de ser humano en distinta condolencia, en esa faceta en la que no distingues si el lila tiene algo de violeta. No es duro pensar en la caída del reloj y en las muchas trampas que se esconden en la buena cocina. Parecería extraño pero el caso es que basta un minuto para ver pasar tus días en el espejo. Cuántas veces al día sientes que todo tiene un nombre de esperanza? La casa puede ser un mundo lleno de objetos secretos, que no cuestan por lo que valen. El valor sentimental de cada cosa, deja marcas aunque nos las estén tocando. Huellas digitales? 
Calamidad de calamidades o principios en reversos? Pensamientos cuyas bases mantienen un vínculo consistente con la lógica, la razón y el funcionamiento de la psiquis respecto al entorno del individuo. Poder entender las conversaciones con el silencio, puede ser sumamente revelador.

Es consecuente el pensar que el pasillo nos lleva al cuarto de atrás, allí, cerca del cajón de madera, estará tu infancia perdida en el tiempo. Lo bueno es que puedes mirar la inocencia y preservar tu corazón, niño.
Cuántas veces tendré que decirte que no digas lo que viste? 

No hay manera de construir ecuaciones que nos lleven a el resultado real y menos cuando estás al borde de la felicidad. Es como si planearas caminar descuidando los recuerdos, desde ellos y en ellos. Habitar fuera de la casa de la trivialidad. Algo sí importa, creo que hoy tengo miles de razones para volver a empezar. No todo lo banal tiene base nula y es corto de moral. Puedes reírte de todo lo que no entiendes, como si pasaras la página de un libro, de esos que nos dicen cosas que no nos caben en la cabeza, pero que suenan bonito. A esos tipos de libros, los vuelvo a leer y termino entendiéndolo todo. No hay nada más sabio que volver a empezar. 

Ganas tengo de darle vuelta al Sol, ser la manija con la que comenzó todo y sentir tu mano al pasar.

Ves lo que yo veo?
Escuchaste lo que te decía? 

No le digas a nadie, que existen. Los amigos imaginarios, existen. Se vuelven... letras.






No hay comentarios:

Publicar un comentario