martes, 3 de abril de 2012

Ignis noctu, nix die



Tengo un par de tesoros…
Uno escondido en las brisas de hielo en el polo
Y otro escondido en el viento de las amazonas…
Uno con los ojos de supernova
 y otro con ojos afilados de gatito…

Tengo a dos autos que viajan a ultrasonido,
 llenando mis venas con fantasía y misterio.

Tengo mi espada hecha de nieve amarrilla de maracuyá 
y mi escudo ancho y fuerte recubierto de canela.

Cuando junto mis tesoros Aquiles me teme...
 porque el jamás conoció el poder del cariño verdadero,
 corriendo por cada espacio del cuerpo,
Cuando junto mis tesoros el cielo se viste de verde.
Cuando junto mis tesoros,
 los chicos se llenan los bolsillos de dulces 
para ir a la calle a jugar a los piratas.
Cuando junto mis tesoros el tiempo se arrodilla
 para dejar pasar a las princesas,
 que fulminan con hechizos de guiño
Cuando junto mis tesoros puedo dividir la luz o desgarrar las estrellas.

Cuando junto mis tesoros mi alma estalla
 en una tormenta furiosa de poder al fin ser yo...
 y sin miedo...
Decir un te quiero...




Otro regalo: 
de David Augusto Cuervo Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario